abril, 2012

¡Feliz día de la madre!

por Adriana Abascal27/04/12 7:04

Como mamás, nuestro tiempo ¡ya no es nuestro! Es de nuestros hijos desde que suena el despertador a las seis de la mañana hasta que finalmente consigues que se acuesten y les tapas después de deberes, mil clases, cena, baño y quién sabe cuantos cuentos hay que leer hasta que conseguimos que se duerman. Uff!!! ¿Cuándo nos queda un momento para nosotras?

Por eso he pensado que si de los 365 días del año, 364 nos toca dar a nuestros hijos, pues no estaría mal que en este día de las madres aprendamos a recibir, y eso sí, sin culpa alguna. Mimarnos y que nos mimen y así recargarnos de fuerza física, espiritual y emocional. No te olvides que la siguiente ronda empieza otra vez al día siguiente.

¿Cómo voy a pasar este día de la madre?

Mi primer paso para celebrarlo sería hacer algo de ejercicio; regalarnos a nuestro cuerpo vitalidad y salud, nos viene fenomenal, necesitamos estar en forma para poder seguirles el ritmo a los pequeños. El comenzar tu día sintiéndote bien es otra forma de querernos a nosotras mismas. Yo diría que es un regalo para nosotras, pero también una inversión en nuestra familia.

También quiero dedicar parte de este día tan especial a otro tema importantísimo para nosotras como mujeres y como madres, nuestro espíritu. Muchas veces nos olvidemos y abandonamos nuestra parte espiritual. ¿Sabes el poder ilimitado que podemos alcanzar cuando logramos conectar con el universo? Todas tenemos un potencial infinito si sabemos explotarlo correctamente. Tanto nosotras mismas como nuestros hijos nos podemos beneficiar muchísimo de nuestra fuerza espiritual. Otra ventaja de desarrollar nuestro lado espiritual es que adquirimos paciencia. ¡Cómo se necesita con niños pequeños!

El valor añadido para mí de desarrollar esta parte, además de otras cosas, es que me doy cuenta que con el tiempo ese caos de todos los días, esas horas complicadas donde los niños lloran se pelean y hay crisis, me parece menos dramático y la vida en general con los niños es más divertida. ¡En fin! Me lo tomo con más tranquilidad y más humor.

Por último, aunque sea un pequeño o gran capricho frívolo creo que después de 364 días de ser mamá dedicada estoy segura que nos hemos ganado un regalito. Mejor para mi elegirlo yo misma. Es el momento de darnos un premio que nos haga ilusión.

En resumen, ¿por qué no dedicarte el día a ti y darte esa palmada en la espalda y sentirte orgullosa por haber desempeñado este trabajo que no tiene horarios ni días libres, que no acaba ni acabará nunca, pero que lo has desempeñado con amor y dedicación?

No te olvides que para hacer ejercicio hasta una lata de conservas puede servir de pesa; para la meditación lo más importante es aprender a respirar y conectar nuestro espíritu con ese poder infinito y que, afortunadamente hoy, para hacernos un regalo tenemos tantas posibilidades de adquirir lo que nos haces ilusión a precios asequibles que todas podemos festejarnos.

No te olvides que mientras mejor estemos mejor estarán nuestros hijos.

¡Feliz día de la madre a todas!

¡Sígueme en Twitter!

El arte de empacar

por Adriana Abascal18/04/12 8:13

Viajar es muy emocionante, conocer otras culturas, convivir con la gente etc.  Pero la verdad es que hasta que llegamos ahí puede ser una verdadera pesadilla, sobre todo, para nosotras a la hora de  empacar, o como se dice en España, hacer las maletas.

Yo, aunque llevo tanto tiempo viajando de un sitio a otro, lo sigo odiando y no me parece nada fácil acertar. Especialmente te mueves de un lado a otro con mil compromisos, eventos y demás y no “debo” llevar tantas cosas (nada fácil. ¡Aún me paso! Jejeje).

Pero lo que sí que no es negociable es no ir adecuadamente vestida o que te hagan falta cosas y tener que correr a conseguirlas a las tiendas a última hora. No tenemos tiempo de estilismos si vamos de trabajo y si vamos de placer una cosa es hacer comprillas y otra es tener que usar nuestro tiempo para resolver cosas que podíamos haber dejado resueltas desde casa. Yo siempre voy con la agenda muy apretada, ya que hago mis viajes de trabajo lo más compactos posible puesto que soy madre de tres niños pequeños y me tengo que dividir entre trabajo y familia.
 

 

Para mí hay dos temas muy importantes a la hora de hacer un viaje: evitar el estrés, tener buena cara y ¿por qué no? ¡¡¡Estilazo!!!! La idea también es poder cumplir tanto con lo previsto en la agenda y esperado, como estar preparadas para que el destino nos de una buena sorpresa.

En el avión, tanto si son vuelos cortos o largos, es primordial humedecer bien la piel, cara, manos, y labios ¡por supuesto! Así que en la maleta o bolso de mano llevad una crema de cara, un cacao de labios, crema de manos y si puedes una de ojos también.

En lo que es nuestra maleta hay que llevar prendas básicas, independientemente de a donde vayamos y que tipo de viaje sea. Vestido clásico negro, zapatos de tacón negros, una gabardina, yo además siempre llevo vaquero, bufanda, jersey y blazer todo en negro. Esto te da mucho juego y es siempre elegante y estas “inn”. Si es verano llevo sandalias planas en negro que no ocupan ningún espacio además.

A la hora de empacar empiezo por hacer una lista de todo y luego voy tachando lo que ya está en las maletas porque siempre se te pueden olvidar cosas por mucho que viajes. Y aquí viene lo que más me funciona. Hago mis conjuntos con zapatos, accesorios todo, todo y meto cada uno en una bolsa de plástico transparente y así cuando llego a donde voy es que ni desempaco!!!

¡Solo saco las bolsas y puedo ver lo que está dentro y no tengo ya que preocuparme de nada ni que organizar nada! ¡Yeeeaaaaah! ¡A trabajar y a disfrutar se ha dicho!

Para mí “El arte de empacar” está en el arte de “Organizar” y para ello hay trucos que nos lo hacen más fácil… ¿Qué hacemos cuando no tenemos ideas y estamos cansadas? ¿Cómo conseguir inspiración? Yo, una buena música y una copita de tinto si es que se puede. Así que… ¡Bon Voyage!

¡Sígueme en Twitter!

Operación bikini

por Adriana Abascal12/04/12 11:41

El principio de la primavera es también el principio de la cuenta atrás para la gran prueba final de ‘la playa’ y es que justo ahora estamos a tiempo de tomar cartas en el asunto en el tema de nuestro físico y conseguir los ajustes necesarios para cuando tengamos que ponernos el bañador. Estos son algunos tips para preparar el cuerpo y no temer al bikini…
La idea es aumentar tu actividad física al máximo y lo primero es hacerte la pregunta de qué deporte te gusta practicar y una vez decidido esto intenta meter en tu programa semanal de dos a tres sesiones de éste. A mi, me encanta la natación y además como soy madre de tres pequeños aprovecho y mato dos pájaros de un tiro y paso un momento mas con los niños realizando otra actividad además que me parece muy buena idea ingresarles al deporte desde pequeñitos.

‘Tonificar y Trabajar la Elasticidad’ ¡Muy importante! Yo he descubierto una banda elástica que me llevo a todos sitios y practico 20 minutos, 3 veces en semana de una tabla de estiramientos y musculación.

Para quienes por algún motivo no pueden asistir al gimnasio es una buena idea utilizar la ciudad como tu gym. Intenta ir andando a cuantos sitios puedas además subir y bajar escaleras, ¡esto es magnífico para tus piernas! Cada vez que tengas un ascensor delante busca las escaleras y… a por ellas chicas!!!!!!!


Por último, correr en los parques o andar rápido (a mi en lo personal me apasiona el famoso ‘Power Walking’, para ello, solo necesitas una buena música y mucho entusiasmo es una buena oportunidad para recogernos, reflexionar y desconectar de todo y de todos…  ¡Como hace falta esto!

Esto de preparar el cuerpo para la playa no tiene porque ser radical y obsesivo. Intenta integrar algunos cambios en tu vida de todos los días y, sobre todo, ser constante…  firme y constante.

¡Sígueme en Twitter!

El arte de la transición

por Adriana Abascal04/04/12 11:25

Las transformaciones no son fáciles. Son procesos que llevan un ritmo y deben de ser digeridos poco a poco. Estamos en constante evolución y movimiento, el planeta, la vida y sobre todo los seres humanos, más aún la mujer que pretende ser multifacética y adaptase a estos tiempos, ser todas dentro de una misma a la vez y avanzar al ritmo que la actualidad y tecnología nos va marcando. Cuando las temperaturas están una ajustándose, ¿cómo conseguir “El look” sin pasar frío pero tampoco que parezca que se nos ha perdido la playa? ¿Cómo acertar en colores y texturas?

Esta época del año es una época complicada a la hora de vestirnos. ¿Guardamos ya todo el guardarropa de invierno? Y cuando tienes tres hijos y vives en una ciudad donde las temperaturas son extemas, aun más. Mi hija Jimena de cuatro años siempre quiere llevar algún “look” femenino, generalmente vestidos y no siempre es fácil.

Mientras que el planeta se ajusta a la nueva estación, nosotros también, y no están del todo decididas ni las temperaturas ni “los looks”. ¿Qué me pongo hoy? ¿Cómo elegir el color , el tejido , el complemento los zapatos? ¡¡¡Woooww¡¡¡ Ante todo chicas, tranquilidad. Porque cuando tienes que hacer muchísimas cosas  diariamente no hay que agobiarse mucho, ya que sólo podremos dedicarle un fracción diaria de nuestro tiempo, sólo es cogerle el tranquillo y salir a la calle con la cabeza bien alta. Yo opto en estos casos por llevar capas que puedo ir quitando y poniendo.

 

Una vez que decidimos qué tipo de “look”, podemos empezar por una prenda de ligera  y a partir de ahí, construir algo con colores básicos y de pronto, sorprender con un toque de color, como un “foulard” o “clutch” en colores llamativos. Yo personalmente siempre tiro del rosa chicle, me divierte me dar luz y un toque feminino.

 

 

Otra de las claves también esta en no temer a transformarnos y reinventarnos, por supuesto sin perder nuestra esencia, y como os he dicho antes ir con la cabeza tan alta como nuestros tacones jejejejejje. Aunque si optamos por las bailarinas y no estas segura del “look”, un consejo: mira siempre al cielo y así pensarás que pasas desapercibida jajajajajaja.

¡¡¡El arte de la transición está en entender que es un proceso y que hay que ir poco a poco, pero siempre sintiéndonos bien!!! 

 

¡Sígueme en Twitter!