Cuidados de verano para el bebé

¡HOLA a todos!

Ante nada, muchas gracias por vuestros cariñosos mensajes tras anunciar nuestro segundo embarazo :). Seguimos felicessssssss y yo cada día más redonda :).

No quiero que pase el verano sin daros alguna información que seguramente os ayudará a tomar las precauciones necesarias para proteger a vuestros bebés en la época más calurosa del año. Ya sabemos que la estación se presta para muchas actividades al aire libre, pero altas temperaturas y actividades acuáticas que requieren estar más atentos que nunca… Hoy os dejo los tips que más me han servido con mi ‘ya no tanto’ bebé. ¡Espero que os sirvan!

  1. Mantener al bebé hidratado

Los bebés son más vulnerables a la deshidratación que los adultos. Una excesiva pérdida de líquidos puede tener graves consecuencias para su organismo y es por eso que debemos tomar precauciones para prevenirlo. Por ello, os recomiendo ofrecerle agua fresca constantemente, no exponerlo al aire libre en las horas más calurosas del día y utilizar ropa ligera. Para saber si un bebé esta deshidratado hay algunas señales que considero muy importante que sepáis:

– Tiene la boca y los labios secos.

– Esta atontado y sin energía.

– Pasa más de 6 horas sin mojar el pañal y cuando lo hace la orina es oscura.

– Somnolencia o nerviosismo excesivo.

– La fontanela se ve hundida.

Ante cualquiera de estos síntomas lo mejor es acudir al hospital más cercano para que rápidamente puedan administrarle el suero necesario.

Afortunadamente, yo no he experimentado un episodio de deshidratación, pero una amiga muy cercana a mí sí. Me comentó que ocurrió todo muy rápido y que el niño se veía perfectamente bien hasta que de pronto se encontraba atontado y no respondía normalmente a los estímulos. No era un día de extremo calor y el niño había bebido agua, pero aún así sucedió. Por suerte, llegaron al hospital a tiempo y todo pasó, pero me especificó que fue un episodio que ocurrió con extrema rapidez y que para alguien que no le haya pasado antes, es posible que no lo sepa identificar. Así que ¡¡¡¡atentos!!!!

  1. Protegerlo del sol

Evidentemente, una de las precauciones más importantes del verano es proteger a nuestro pequeño del sol y si es posible, no exponerlo en las horas más calurosas del día. En lo personal, utilizo un protector de bebés SPF50 que le aplico en todo el cuerpo media hora antes de salir al sol. De esta manera, damos tiempo a que el cuerpo lo absorba y pueda ser efectivo.

Suelo ser un poco excesiva así que aplico una segunda capa en las zonas más vulnerables justo cuando comienza la exposición. Sobre todo los hombros, la espalda y la carita.

  1. Utilizar un gorrito

Muchos bebés tienen poco cabello, por lo que la piel de su cabecita puede sufrir quemaduras fácilmente. Markuss tiene aún poco cabello y además es muy muy rubito. Por ello, prefiero utilizar un gorrito para protegerlo en las horas del sol más fuerte. Los tejidos de estos gorritos deben ser especialmente hechos para proveer protección solar, de hecho muchos vienen etiquetados al igual que los bronceadores con el símbolo SPF.

  1. Prevenir una otitis

El verano es la época perfecta para sufrir de otitis ya que la humedad y el calor son la combinación perfecta para que se produzca una inflamación del conducto externo del oído, provocada por bacterias y hongos. Por ello, es importante secar bien las orejitas después del baño y mantenerlas siempre limpias. En este aspecto (lamentablemente) sí tengo experiencia, pero afortunadamente este verano nos hemos salvado de las molestias de oído ¡¡¡¡¡yeiiiii!!!!!

  1. Las rutinas

Siempre he sido muy fanática de las rutinas. A los niños les da cierta seguridad saber cómo va a progresar su día. Pero en el verano todo es más complicado y los días son más largos. Por ello, tomé de decisión de olvidarme un poco de la rutina y adaptarnos al ritmo del día. Me ha funcionado muy bien y Markuss también ha aprendido a ser más flexible en todos los sentidos :).

  1. ¡Cuidado con el agua!

No puedo hacer más énfasis en este aspecto…. ¡¡¡¡Cuidado mil veces!!!! Los niños cerca del mar y de la piscina no deben ser desatendidos ni un solo segundo, NI UNO SOLO. En lo personal tampoco me gusta nadar a solas con Markuss sin que nadie nos esté supervisando desde afuera. Cualquier calambre, desmayo o desorientación puede traer las más graves consecuencias…

  1. No lo traumaticéis

He visto cómo muchos padres sumergen a sus pequeños en el agua y los obligan a entrar en ella a la par que estos lloran desesperadamente. En lo personal creo que esto es un grave error. Cada bebe o niño tiene su proceso y lo mejor es que comiencen a disfrutar del agua a su ritmo, no que sean obligado a hacerlo al ritmo de los padres. Con Markuss comenzamos por las escaleritas y poco a poco lo fui sumergiendo un poquito más. Tres días después no había quien lo sacara del agua :).

 

  1. Sécalo bien

Aunque las temperaturas fuera sean altas, es posible que el niño sienta frío al salir del agua ya que su mecanismo de regulación corporal es aún inmaduro. Además, el bañador húmedo puede mantenerlos fríos durante más tiempo, así que os recomiendo secarlos al salir del agua para que se sientan más calentitos y a gustito 😉

  1. Disfrutadlo más que nunca…

En el verano tenemos más tiempo libre para compartir en familia, los días son más largos y la lista de actividades más amplia. Os recomiendo sacar el máximo provecho a ello y disfrutar de vuestros pequeños como nunca. Cada hora de juego reforzará vuestro mágico vínculo :).

Por ahora me despido deseando que disfrutéis el buen tiempo al máximo. Nosotros estamos en ello :):):)

Nos vemos la próxima semana…

¡¡¡¡¡¡¡¡¡Os quierooooooooo!!!!!!!!!

MUAHHHHHHHHHHHHHHHHHHH

 

Créditos:

Fotos: Alberto Hernández @alberto_hndz

Makeup & Hair: Sandro Nonna @sandrononna

 

 

  • Astrid,
    Como ha crecido vuestro hijo y que risueño es!!!!
    Las recomendaciones que das son muy importantes todas pero quisiera agregar dos cosillas mas:
    Calzar a los bebitos cuando caminan por la arena o cualquier superficie bajo el sol ya que a veces nosotros podemos soportar el calor, pero ellos al tener la piel tan sensible pueden ampollarse las plantas de sus pies.
    Si el sol es muy intenso, no esta de mas ponerle unos lentes de sol. A ellos también les afecta el exceso de luminosidad.
    Que tengáis unas felices vacaciones!!
    Gracias por tus consejos

  • ¡Hola, Preciosa!

    ¿Qué tal?

    Muy interesante el post. Me han encantado las fotos. Markuss cada día más bello y risueño!

    Besos a los 4!!!!

  • Astrid que chulo esta tu catire. Es una belleza de hombrecito. Y aunque muchas personas dicen saber mucho sobre el tema, ciertamente una deshidratacion pada muy rapido y los bebes tienen la piel muy delicada y fragil.

  • Hola, bella que hermosa estas!!!! Me encanta el cuidado que le das a #Markuss estas en cada detalle. Siempre con una sonrisa. Eres una gran Mamà con el. Y asi lo vas hacer aun mas nuevamente pronto. Deseo con todas mis fuerzas que siempre sean muy Feliz. Te Quiero muchisimo❤ siempre me encanta y es un placer leer tu blog lo espero con muchas ganas cada jueves. Eres una Gran blogera. Y de mis favoritas!!!!!! Te Adoro besos Gigantes!!!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.