Manualidades: jabón artesanal de lavanda y romero

¡HOLA a todos!

Si hay algo que ha hecho este embarazo es acentuar mi necesidad de hacer manualidades. Desde la piñata del cumple de Markuss, granjas convertidas en photocalls y distintos álbumes familiares, hasta innumerables elementos de decoración para toda la casa. Sin duda alguna el embarazo me ha motivado a retomar muchas de las manualidades que practiqué de manera similar en mi carrera. Hoy os quisiera enseñar como aprendí a hacer jabones artesanales, esta vez de lavanda y romero, dos de mis plantas aromáticas preferidas. ¡Espero os gusten!

Los ingredientes que necesitaréis son:

  • Base de jabón de glicerina transparente (sin SLS)
  • Base de jabón de glicerina blanca (sin SLS)
  • Jabón de Marsella puro en pastilla
  • Lavanda en granos
  • Aceite esencial de lavanda
  • Aceite esencial de romero
  • Aceite esencial de germen de trigo
  • Moldes para jabones
  • Bolsitas de celofán y yute, tela de yute y cordones decorativos (para el empaque)

Me gustaría daros cantidades exactas, pero la verdad es que dependerá enteramente de los moldes que escojáis. A mí se me hizo bastante difícil dar con la cantidad exacta, por lo que os recomiendo tener moldes adicionales. Es mejor dejar moldes sin rellenar a terminar con la mezcla derretida sin tener donde verterla.

Elegir aceites 100% naturales. Mi favorito sin duda alguna, el aceite de romero…


Como os comenté, daros una cantidad exacta es sumamente difícil. Para unos 15-20 jabones de tamaño mediano-grande, yo utilicé 1kg de base de jabón de glicerina transparente, 700 gr de base de jabón de glicerina blanco y unos 300 gr de jabón de Marsella puro. Es importante que las bases de jabón no contengan SLS (Lauril Sulfato de Sodio). Actualmente existen debates que aseguran que puede dañar los ojos y que está vinculado al cáncer. Aunque no se ha podido demostrar aún, si es reconocido por irritar la piel y causar eczema y enrojecimiento, así que de momento, mejor evitarlo…

En cuanto a los moldes, van enteramente a vuestro gusto. Yo quise darles un toque floral…

Lavanda en grano para que actúe como exfoliante sobre la piel

Tela y bolsas de yute, bolsitas de celofán (me faltaron en la foto) y cordones, son una combinación muy bonita para empacarlos como obsequio

Y ahora sí, ¡comencemos!

En esta ocasión decidí hacer jabones que tuvieran dos capas distintas, creo que se ven más bonitos y elaborados.

Para comenzar, cortamos el kilogramo de base de jabón transparente en cuadritos (no hace falta rallarlo ya que se derrite muy bien).

Lo derretimos al baño María…

Una vez derretido, agregamos los 3 aceites esenciales. En mi caso añadí dos cucharadas de cada uno (lavanda, romero y germen de trigo) por el kilogramo de base de jabón transparente. Más de esto puede resultar excesivo…

Una vez finalizado, agregamos las semillas de lavanda y revolvemos. No exageréis con las semillas para que el jabón no raspe mucho al ser utilizado.

Decidí volcar la mezcla caliente (¡cuidado!) en una jarra con pico para poder verterla más fácilmente en los moldes.

Vertemos ocupando únicamente la mitad de la profundidad de cada molde (recordemos que aún nos queda otra capa).

A continuación dejamos reposar durante unas 2 horas para que el jabón endurezca completamente. Ahora repetimos el proceso, pero con la base de jabón blanca y el jabón de Marsella.

Recordad que la mezcla debe contener 70% de base de jabón de glicerina blanco y un máximo de 30% de jabón de Marsella. Si utilizáis más jabón de Marsella, os será sumamente difícil derretirlo y es posible que quede con grumos o trozos pequeños sin derretir. Es un efecto “distinto” que también podéis optar por hacer en caso de que queráis añadir un toque de textura…

Ponemos al baño maría y agregamos los aceites esenciales en la misma cantidad.

Vertemos sobre los “medio jabones” ya reposados y duros

Dejamos reposar durante 2 horas y sacamos de los moldes…

¡El resultadooooooooo!

Espero os haya gustado mi receta de jabones artesanales. Ideales para obsequiar o para vuestro propio uso. De momento yo estoy enganchada, y quizá os enseñe alguna otra alternativa (estoy experimentando con esencia de melocotón y también de canela para estas navidades) 🙂

¡Nos vemos de nuevo la semana que viene!

Os quierooooooooooooo

MUAHHHHHHHHHHHHHHHHHHH

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.