Otro Halloween en Miami

¡Hola a todos!

Quiero compartir con vosotros este Halloween tan especial que pasamos en Miami con los niños. Nos apetecía mucho que lo vivieran ”a la americana”. Lo hemos vivido en varias fases. Primero las fiestas pre-Halloween que organizan en comunidades o algunas marcas. Luego la preparación, el paseo haciendo truco o trato y finalmente el reparto de caramelos.

El fin de semana pre-Halloween siempre hay numerosas fiestas infantiles en las comunidades o en los colegios, y también fiestas para los más mayores en restaurantes, clubs privados o casas particulares. Nosotros lo pasamos en Disney y no nos enteramos que había que comprar entradas aparte para el evento especial de Halloween, así que nos quedamos sin disfrutarlo. ¡Yo estaba tan cansada que hasta lo agradecí!

Donde si fui con los niños (Jorge estaba trabajando) es a la fiesta que organizaban en Brickell City Center (por cierto, no existía todo eso cuando yo vivía allí. ¡Impresionante!). Carlos se empeñó en disfrazarse de calabaza y Santi quiere todo lo que quiere su hermano. ¡Estos disfraces fueron todo lo que conseguí improvisar, pero estaban monísimos! Las fiestas allí son a lo grande y gratis (patrocinadas). Los niños disfrutaron de animadores, bailaron, jugaron a las estatuas, pintaron y decoraron mini calabazas y ¡se pusieron hasta arriba de chuches!

El día de Halloween quedamos en casa del primo de Jorge para cambiarnos y salir juntos a hacer el recorrido desde allí. Tienen una casa muy mona en la zona donde se camina. ¡Jorge se perdió esta etapa, pero llegó con luz a mitad del camino! Estrenaron los disfraces que les regaló ‘abuelona’ de Jack Sparrow (Disney). Los accesorios (espada, brújula, tesoro…) duraron lo que tardaron en bajar las escaleras, porque los perdieron. Lo que más les gustó fueron los tattoos como si fueran cicatrices y heridas en la cara. ¡No les cabía una más! Tia Pats les regaló unas bolsas ideales de fantasmas para recoger caramelos. ¡Detallazo!

Las decoraciones de las casas eran espectaculares. No hay casi fotos porque se hizo de noche enseguida. Me iba encontrando a gente que hacía tiempo que no veía, y tanto “palique” tanto “palique”, se me hizo de noche. Reconozco que este año noté menos casas decoradas de lo que recordaba. Decían nuestros amigos de Key Biscayne que con lo del huracán la gente estaba menos animada a celebrar Halloween. Y sí, se notaba que algunas casas seguían con los estragos (escombros, trozos de árboles, palmeras… etc). Os dejo unas fotos del ambiente y de la emoción de Carlos y Santi recorriendo las calles con su primo ‘Javuchu’ (así le llamaba Carlos de pequeño, y así se ha quedado):

Lo más, el que iba disfrazado de Puigdemont con la fianza…

La casa del terror que tenían montada en el típico jardín delantero de casa americana, ¡era espectacular! Entrabas en una carpa llena de sonidos terrorífico y, a mitad de camino, salían personas disfrazadas a darte el gran susto. Cuando cruzaban los pequeños tenían más delicadeza… ¡Muy crack!

En la casa de mi amiga María organizaron picoteo en el jardín. ¡Me encantó encontrarme allí amigas que llevaba tiempo sin ver! Me puse más o menos al día mientras los niños jugaban con otros niños, y seguimos el camino para que nos diera tiempo a volver a casa de José y tia Pats a repartir caramelos.

Esta ha sido la primera vez que he participado repartiendo caramelos y chucherías en Halloween. Bueno, en realidad lo hacía Carlos, porque los pequeños optaron por entrar en casa a comerse todo lo que había en sus cestas. ¡Muy “gochis”! ¡No os imagináis la emoción de Carlos cada vez que se acercaba un grupo de gente! Era incapaz de esperar a que se acercaran, y salía  a su encuentro a cinco metros de distancia, con las manos llenas de dulces. ¡Me encantó ver cómo disfrutaba!

No quiero explicaros como acabó la noche. Pasaron de estar a mil de energía, “como motos”, a caer rendidos entre el agotamiento y el jet lag. ¡No me dejaban ni quitarles los tattoos! Tuve que esperar a que estuvieran bien profundos. Fue una tarde de lo más completa que disfrutamos en familia.

¡El próximo día os cuento planes y restaurantes ideales con niños en Miami! ¡Feliz miércoles!

  • Otro post maravilloso que escribes. Se ve que se lo pasaron divino. Me alegro mucho. Los mios jugaron, bailaron y comieron caramelos que dio justo. Luego ninguno de los 3 queria dormir. Que energias por dios. jajaja pero fue un dia muy divertido. Hasta el proximo.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer