hola.com

Historia de una camisa contada por ella misma

Siempre me han dicho que soy una pieza fundamental, pero luego me compran como si cualquier cosa…los pantalones, los trajes, las chaquetas…
se lo encargan a medida, pero en la camisa parece que les da igua el cuello, los puños…
En mi caso es distinto, vino un bloguero muy distinguido y entró en la tienda. también muy distinguida, de Ertl and Cohn, con shopping online en ertlandcohn.com. Están en Sagasta 24. Ellos dicen que no han nacido de la necesidad si no de un sueño, empezamos bien. Buscan
la más alta calidad, pasión por lo excelente, hasta las corbatas están acabadas a mano.
 
Primero eligen la tela, dudan en azules, rosas y blancos, con algodones de primera calidad, egipcio, oxford, al final gana el blanco. Eligen las iniciales que pueden ir en el pecho, de forma clásica o más caído y más discreto. Se elige el estilo de cuello, que hay infinidad, abiertos, cerrados,con boton, sin botón, botón interior, americano, muy picudo, clásico, mao, smoking, semi italiano, italiano, inglés… Se elige también el tipo de manga, gemelos o no y botonadura, azul, blanca, nácar…la diferencia está en los detalles.  Se toman  más de ocho medidas diferentes y puedes elegir el tipo de pinza que va en la espalda.
 
A los pocos días vuelve a visitarme quien me llevará a su armario, se prueba, para ver que todo se ha hecho a la  medida perfecta, en algunos casos se corrigen mangas, hombros, puños…se trata de que la camisa sea perfecta. Y se nota cuando está puesta. El cliente se la lleva, se dobla con mimo y con mimo la desdoblará… una joya ha entrado en el armario. Espero que el dueño sea ordenado y no me deje arrugada en la oscuridad de mi balda, esperando que un día me saque de fiesta, de cena y a brillar.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Share

Un comentario

  1. María Cortés cocinacardiosaludable

    Bonito relato, para tan singular protagonista.. ;-)

Deja un comentario

*