hola.com

 

febrero, 2011


28
febrero 11

LENTEJAS MAGICAS

En una ocasión dejando  Las Batuecas  llegamos a un sitio maravilloso que esconde la provincia de Salamanca: San Martin del Castañar, escondido en la Sierra de Francia, un peculiar pueblo con vestigios romanos, una peculiar plaza  de toros y con una no menos peculiar arquitectura popular, allí dimos cuenta de unas alubias en su posada que nos supieron estupendas y me da pie para hablar de esos elementos tan pequeños, tan ricos y tan nuestros como son las legumbres.

Según la Biblioteca Cochrane Plus, 2011 en su  número  1 afirma que las dietas con bajo índice glucémico pueden mejorar significativamente el control metabólico en la diabetes. Además comparado con dietas con mayor índice glucémico, disminuían los episodios de hipoglucemia.

El Índice glucémico permite cuantificar la respuesta glucemica de un alimento que contiene la misma cantidad de hidratos de carbono que un alimento de referencia (Jenkins, Toronto, 1981) o sea  mide la rapidez de absorción de los hidratos de carbono. Las dietas con alto índice glucemico, producen mayor resistencia a la insulina, por ello es mejor  comer lentejas que pan. Esta es otra razón para consumir productos integrales, en vez de pan blanco o para consumir legumbres. Es volver a lo mismo, a nuestra dieta mediterránea, os propongo esta receta de lentejas, conserva el sabor de la legumbre sin enmascarar por otros sabores mas fuertes, como el chorizo u otros productos cárnicos. Espero que os guste.

INGREDIENTES (4 personas):

  • Aceite de oliva
  • Media cebolla
  • Dos nabos
  • Dos zanahorias
  • Caldo de cocido o agua si no se dispone de ello.
  • 300 gramos de lentejas pardiñas.
  • Sal
  • Pimentón agridulce.
  • Un tomate
  • Vinagre de Módena.

Se sofríe la cebolla en el aceite, se añaden las zanahorias y el nabo cortados a cuadritos, a continuación se sofríe el tomate. Cuando éste se ha deshecho (se debe haber pelado previamente) se añaden las lentejas (no necesitan ponerse a remojo la noche anterior).

Una vez rehogadas se añade el pimentón agridulce ad libitum y posteriormente el caldo de carne o agua si no se dispone de él. Se deja cocer hasta que estén en su punto (unos 50 minutos a fuego lento), vigilar para ir echando agua según vayan cociendo para que no se peguen, cuando estén se corrige el punto de sal y se le añade un chorro de vinagre de Módena.¨


9
febrero 11

REDES SOCIALES Y RECUERDOS

Hoy no voy a hablar de cocina, pero si de algo muy cardiosaludable, la felicidad….

Cuando era pequeña, soñaba con poder comunicarme con el Mundo sin esfuerzo: sin escribir una carta, sin comprar un sello, sin echarla a correos…impensable desde luego, entonces.

Años, muchos años después, lo he conseguido a través de ese mundo mágico llamado internet. Hace unos días y mediante las redes sociales, nos hemos  reunido en un bar algunos alumnos de mi colegio con nuestros dos profesores más emblemáticos: D Manuel Berrocoso y D Eusebio Salan.

Mi colegio se llamaba Colegio Mirador y era único en su tiempo, los profesores nos hacían participes de la escuela Summerhill de Gran Bretaña (escuela democrática), nos pasaban libros sobre materialismo histórico, filosofía en la que se basaba el comunismo, leíamos  el Manifiesto sobre la Liberación de la mujer del Partido Comunista. Analizábamos obras de arte como el Moisés de Miguel Ángel o La Gioconda de Leonardo da Vinci, basándonos en una obra llamada Psicopatología del arte de Sigmund Freud, montábamos foros sobre el aborto, leíamos todos los autores de la generación del 98 y del 27, conocimos autores tan innovadores como Heinrich Boll (“Opiniones de un payaso”, que hablaba de la hipocresía de la clase política)) visitábamos museos para ver la obra de Oscar Kokoschka, poníamos música a poemas de Alberti….. a lo mejor no sorprende, pero si os digo que fue antes de 1975, la cosa cambia, no?.

Fuimos educadas para ser LIBRES, para pensar, para estudiar y nos enseñaron que el conocimiento nos haría libres y entendimos el mensaje….Muchas gracias, jamás lo  olvidare.

El día 4 de febrero de 2011 fui muy feliz….


5
febrero 11

PESTO Y PANTEON

En una ocasión estuvimos pasando el Fin de Año en Roma, nos alojamos en el Hotel Alimandi  Vaticano, situado en Viale Vaticano, frente a la entrada al Museo Vaticano. Es un hotel de gestión familiar de 4 estrellas, con un maravilloso trato y un desayuno espectacular.

Nos vinieron a buscar al aeropuerto y nada ma’s llegar nos llamo’ la atención y nos preocupo’ la cola que había en la entrada al Museo Vaticano, rodeaba la muralla de la Ciudad papal y llegaba casi hasta la entrada de San Pedro. Las chicas de recepción se rieron de nuestra cara alucinada y nos tranquilizaron: a la hora de comer (esto es de 13-30 a 14.30), no hay nadie… Y era verdad, al día siguiente, tras un paseo por El Castillo de Sant Angelo,  por el Tiber y por la Vía de la Conciliazione, cordón umbilical entre Roma y Vaticano. Entramos como reyes al Museo Vaticano sin esperar ni un minuto….Bueno, que puedo decir del Museo Vaticano: la impresionante escalera de caracol de Bramante, la Capilla Sixtina, increíble que alguien llamado Miguel Ángel pintara estos frescos boca arriba y a veces con una vela en su sombrero….que perspectiva, que capacidad, que colores, en definitiva que artista!. El recorrido por cualquier rincón del Museo Vaticano impresiona, su biblioteca también. El arte: privilegio de la Iglesia, durante muchos siglos…

Volvimos a pasear por la vieja Roma: bajamos las escaleras transitadísimas de la Plaza de España, admiramos las iglesias gemelas de la Piazza di Popolo, curioseamos el mercadillo de Navidad de la Piazza Navona, echamos nuestra moneda en la Fontana di Trevi, visitamos el sobrecogedor Coliseo, admiramos el Campidoglio, la plaza trapezoidal, diseño de Miguel Angel…

Por la noche cenamos en el Trastevere, en este momento del día, este barrio adquiere una bruma con su iluminación tenue que le da un carácter mágico….su iglesia ayuda mucho a crear este clima.

Al día siguiente conseguí conocer algo que en mi anterior viaje a Roma, 27 años atrás no fue posible: conocer el Panteón de Agripa, el templo circular de casi dos mil años de edad. El edificio esta coronado por una cúpula con un ojo de casi 9 metros de diámetro, el panteón es una construcción única en el Mundo y verdaderamente espectacular.

El día 31 de Enero cenamos en un restaurante al lado de la Piazza Vittorio Emanuele II, justamente pasta con pesto. Tras comernos las uvas en la Plaza de San Pedro, junto a un pequeño grupo de gente y bajo un árbol gigante de Navidad, nos fuimos a nuestro maravilloso  Hotel, que nos proporciono para el día siguiente unos pases para la misa papal de Año Nuevo. Y allí nos dirigimos tras levantarnos al día siguiente y con nuestros flamantes pases, nos acomodaron al lado del Altar Mayor de San Pedro Vaticano, con el Papa Benedicto XVI oficiando misa, yo no soy practicante, pero aquello me pareció muy emocionante, muy enriquecedor para mis hijos y por supuesto, un recuerdo que jamás olvidaran….

Os envío la receta de pesto, con cualquier pasta tubular o “lunga”, simplemente cocida y todavía caliente, se añade el pesto, la pasta queda tan espectacular como el propio Panteón….

Ingredientes:

  • 3 dientes de ajo.
  • Un bote de piñones.                                                                   
  • Aceite virgen extra de oliva.
  • Sal y pimienta.
  • Un manojo de albahaca,  mejor fresca o un tercio de un bote de albahaca seca.

En un mortero se machacan los piñones y la albahaca, hasta obtener una pasta, se salpimenta y se mezcla con medio vaso de vino lleno de aceite de oliva virgen extra. Nada mas cocer la pasta, según las recomendaciones del fabricante, se cuela, se escurre e in mediatamente se sirve, mezclado con el pesto y espolvoreado con queso parmesano.

Espero que os guste esta receta realizada con nuestra grasa dorada cardiosaludable

por excelencia.


Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer