hola.com

 

enero, 2012


21
enero 12

SALCHICHAS Y BERLÍN

En una ocasión visitamos Berlín, ciudad herida que se va recuperando poco a poco, Berlín es una ciudad fascinante.

La anécdota más bonita que nos sucedió fue  al entrar en la Bebelplatz (frente a la Universidad de Humboldt), un hombre en bici comenzó a hablarnos en alemán señalando el suelo. No le entendíamos, no sabía inglés, no sabía francés y nosotros no hablábamos alemán, pero el hombre gesticulaba y señalaba el suelo y los niños. Observamos que bajo una rosa roja fresca que había sobre una baldosa de cristal de apenas 4 metros cuadrados se podían apreciar unos nichos pequeños, en el subsuelo.

Tras la lectura de la guía entendimos que en aquella plaza el 10 de Mayo de 1933 se hizo la quema de libros por los nazis y en esos nichos deberían guardar los libros que se quemaron. Nos estremecimos, el hombre señalaba a los niños para que se lo contásemos, quizás para que esto no vuelva a ocurrir en generaciones futuras, tras explicárselo a nuestros hijos, éstos se sentaron un rato en silencio junto a la rosa, fue estremecedor…

 

Entre las muchas maravillas que alberga Berlín está el Museo de Pérgamo, un museo interesante, construido por el Kaiser Guillermo II, donde podemos destacar la Puerta de Ishtar (Babilonia, siglo VI AC) y los frisos que se encontraban en la vía que conducía a la Puerta, también la puerta del mercado de Mileto y el altar de Pérgamo que da nombre al Museo; parece ser que se consiguió este Museo comprando estas piezas a precio de saldo a personal corrupto. Se confirma cuando ves un techo de madera perteneciente a La Alhambra y el comentarista del audio te dice que se consiguió con el consentimiento de las autoridades españolas de entonces. 

Por supuesto no puedo obviar el Muro, La isla de los Museos, la puerta de Brandenburgo, El Bundestag, el Río Spree, el monumento al Holocausto…

Después de la visita al Museo Pérgamo comimos en una taberna enfrente del Museo, llamado Pergamunkeller, nos tomamos cada uno una gran salchicha con patatas y ensalada, de bebida: agua del grifo, por la que nos cobraron más que las propias salchichas, castigo por no comer más saludable…

Las salchichas Frankfurt, poseen 315 Kcal por 100 gramos de producto, de estos 9.2 gramos de ácidos grasos saturados y 25 gr de lípidos totales. Algunas madres tienen las salchichas como recurso cuando no saben qué darle a los niños, si comparamos con un huevo frito que contiene un poco más de 162 Kcal por 100 gramos ó 100 gramos de pollo que son 129 Kcal ó 151 kcal de 100 gramos de sardinas. Bueno si queréis una receta cardiosaludable, pinchad aquí.

 

Y si queréis visitar una ciudad inolvidable, id a Berlín…

 

 


8
enero 12

EVA E IRLANDA

En mi vida, he realizado tareas difíciles, pero siguiendo el consejo de mi padre “todo está en los libros”, más o menos he podido resolverlas. Ser madre es la tarea más difícil que he tenido que realizar. No sabes cuál es la fórmula ideal para que tus hijos obtengan valores, aprovechen las posibilidades que tú les ofreces (no sin sacrificios) y además consigan ser buenas personas.

Eva en Los gigantes de Causeway

Acabo de regresar de Irlanda, he visitado a mi hija que está realizando un curso académico en aquel país. Despegar de  Irlanda sin mi hija, me ha resultado muy doloroso, aún a sabiendas que es lo que ella quiere, que será una experiencia inolvidable y muy útil en lo personal y en lo profesional en un futuro no muy lejano.

Los acantilados de Moher

Irlanda es un país definible en 3 palabras: viento, música y verde. Hemos visitado varios puntos del país y su hermano, Irlanda del Norte: Dublín, Galway, Derry y Belfast. En las 4 ciudades no ha parado de llover (entiendo por qué es tan verde el país) y de hacer viento, parece que el año pasado batió un record: 20 días seguidos sin llover….

En Irlanda, la música está en todas partes, hay interpretes maravillosos en la calles y en los Pubs. En Dublin, escuché en la calle Grafton, una versión maravillosa de Sultanes del swing de Dire Straits, en Galway una “Marianne Faithfull” templaba el frío que hacía en la calle a las 8 de la noche….En Dublin hay una estatua a Molly Malone, cuyo mérito es ser protagonista de una vieja canción irlandesa…

Me impresionó pasear por Derry (Londonderry, para los británicos) y Belfast, dos ciudades que en mi recuerdo de infancia y adolescencia, estaban continuamente en los telediarios por sus problemas con el IRA. Ahora es un placer pasear por sus calles, aunque la lluvia siempre estaba presente…

Me impresionaron los espectáculos de la Naturaleza: los acantilados  de Moher, Los gigantes de Causeway, las ovejas irlandesas sentadas en la alfombra verde, los ponys Connemara, el río Corrib de Galway, los castillos en ruinas frente a los lagos…

Y también las puertas georgianas de Dublín. De esta misma ciudad es imprescindible visitar Temple Bar de noche, el restaurante The Church, iglesia transformada donde se casó Arthur Guinnes (el creador de la cerveza negra más famosa), precioso el Trinity College iluminado para Nochevieja y pasar por el Puente del Medio penique, se mueve….

Temple bar

También Irlanda cuida y admira a sus escritores; Joyce, Swift y como no, Oscar Wilde. Inolvidable el “No pasarán” de los brigadistas de Belfast (1936-1939) frente a la Catedral de Santa Ana y la réplica de los indignados acampados frente a esta Iglesia…con esta misma consigna en español…

puerta georgiana

Trinity College la noche del 31 de Diciembre

Si hablamos de la gastronomía de Irlanda no es muy destacable, ya que es muy parecida a la británica. El Irish Stew, es un guiso de cordero, rehogado con cerveza Guinnes (cerveza negra), es lo más peculiar para mí y lo que más me ha gustado es que todo desayuno irlandés que se precie va a acompañado de tomates a la parrilla.

La patata siempre está presente. De hecho el mayor éxodo irlandés fue a mediados del siglo XIX, como consecuencia de la hambruna que asoló Irlanda tras una epidemia que destrozó la cosecha de patatas.Como cardiosaludable los “fish and chips” (como no), creo que es perca el pescado que sirven, mejor, ya que se trata de pescado azul.

Lo que menos me ha gustado de Irlanda, han sido sus carreteras y encima conducen por  la izquierda…

Me ha gustado Irlanda,  siempre estará vinculada a mi hija; aunque nunca le amaré como a ella…


Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer