hola.com

 

mayo, 2012


22
mayo 12

EL ESCORIAL Y LA GOTA

En muchas ocasiones he visitado El Escorial y en todas he tenido la sensación que  verdaderamente te contemplan  siglos de historia, como si en cada esquina, hubiese un personaje histórico distinto observandote, es impresionante.

Se encuentra situado en el Valle de Guadarrama y se construyó allí poniendo como excusa  la conmemoración de la Batalla de San Quintín, localidad muy cercana a Paris.  El Escorial fue finalizado en 1584, tras la colocación de las estatuas de David y Salomón, asomados al Patio de los Reyes y colocados en la portada de la Basílica. Esta basílica-palacio-monasterio es  de sobrio estilo herreriano (Juan de Herrera, fue su arquitecto), lejos del plateresco de la época y parece ser que escogieron su forma de parrilla (en vista aérea), en honor a San Lorenzo, que murió por martirio sobre una de ellas…

Aunque todo impacta en El Escorial, hasta el número de ventanas… a mí me impresionaron, la Cripta Real y la Real  Biblioteca.

La Cripta Real es el lugar de descanso eterno de los reyes de España, excepto Felipe V y Fernando VI, que eligieron respectivamente el Palacio de La Granja y Las Salesas, que tampoco está mal. Como excepción se encuentra Francisco de Asís de Borbón, único rey consorte habido en España, sería por eso..…Además descansan las madres de reyes con excepción también de la esposa de Felipe IV que no lo fue, pero como inauguraban en esa época…

Pero lo más curioso de este lugar, es que la estancia que la precede se llama Pudridero y en ella están los cadáveres más recientes de la realeza que están en lista de espera (también la realeza padece esta situación), hasta que sus cuerpos se reducen para poderse introducir en la Cripta…unos 30 años.

La Real Biblioteca es sencillamente….impactante, con sus frescos en el techo y cornisas representando las Artes Liberales, en forma de mujeres redondeadas: la Aritmética, la Gramática, la Música, la Geometría, la Astrología, la Dialéctica y la Retórica , es inevitable pensar que tiene un aire a Miguel Ángel, el genio renacentista….el suelo de mármol, las estanterías de madera (naranjo, roble, caoba…), los códices latinos, griegos, hebreos, incunables… que duermen en ellas (tesoros que descansan en tesoros) y como decoración, una esfera armilar, astrolabios y globos terráqueos.

La que fue casa de Felipe II, tiene unos alrededores preciosos, ya que desde ellos, podemos contemplar la majestuosidad de este conjunto arquitectónico en su totalidad, si subimos a la silla de Felipe II, la vista, quizás sea la mejor. En este lugar,  existe un chiringuito que en las noches de verano, desde sus sillas (las de la terraza) podemos contemplar magníficos ejemplares de zorros que acuden a la cena que les pone los propietarios del kiosco, mmmm…sería ésta una de las razones del emplazamiento de El Escorial?.

Si te gusta el golf, La Herrería es un sitio excepcional para practicarlo…por la vista que desde los bunkers o desde el green se aprecia del Real Sitio.

Felipe II, no pudo escoger mejor lugar para construir su casa, pero quizás sus dimensiones excedieron para poder recorrerla en su totalidad, dada la patología que sufría…gota. A pesar que fue longevo para la época en que vivió, estuvo muchos años incapacitado. Sus articulaciones sufrían de inflamación crónica, debido a los depósitos de cristales de urato. Esta enfermedad se debe a una reducción de la eliminación de ácido úrico, normalmente de tipo familiar, recordemos a su padre Carlos I, que tampoco eligió mal sitio para morir: el Monasterio de Yuste. Y  como Felipe II era monarca…comía como un rey; caza, mariscos, buen vino…justo lo que agudiza esta enfermedad, la enfermedad de los ricos, entonces… parece ser que la gota martirizó al monarca toda su vida…

…y  en El Escorial falleció  y allí fue enterrado, en aquellos momentos, 1598, en un Imperio donde nunca se ponía el Sol…

Share


7
mayo 12

FLORENCIA Y UNA PIZZA

La cúpula de Brunelleschi

Florencia…Firenze, siempre ha sido mi debilidad. Estuve por primera vez en mi viaje fin de carrera y sufrí el síndrome de Stendhal ante tanta belleza, también descubrí mi mal de altura al entrar en la increíble  cúpula de Brunelleschi del Duomo  cuando me disponía a  contemplar tal belleza desde casi 100 metros de altura, no pude…

Recuerdo la magia del Ponte Vecchio (esa luz de Florencia), la severidad del Palacio Pitti, El Campanile de Giotto (ay! el gótico toscano..), Santa María Novella y los frescos de Ghirlandaio, la altura y la belleza del David de Miguel Angel.

La luz de Florencia desde el Ponte Vecchio

Años más tarde volví y me enganchó más: la plaza de la Señoría con el palacio Viejo, con su torre colocada de forma asimétrica y junto a ello, la réplica de David de Miguel Angel, representando al pueblo, con sus compañeros de altura, obras de Donatello y Benvenuto Cellini, indescriptible la emoción que volví a sentir al entrar en esta maravillosa plaza, entonces comprendes la grandeza del ser humano ante tal belleza…

Algo que recuerdo con especial cariño es la Capilla Brancacci, situada en la iglesia de Santa María del Carmine. En esta capilla se contempla La expulsión del Paraíso pintada por Masaccio, es un fresco pequeño, pero fue el inicio del Renacimiento y por la expresión de Adán Y Eva, se preveía que el camino de la  humanidad no sería fácil…

Giovanna Tornabuoni

…Y alguien que me impactó, fue la florentina Giovanna Tornabuoni, su historia reflejo del destino de las mujeres en ésa época y de otras muchas.

Murió de parto con 19 años, su pelo era de un color increíble, conseguido gracias a la orina de caballo y que afeitaba la parte superior de su frente para retrasar el origen de su pelo, un “must” de la época. Hoy podemos contemplar su belleza en el Museo Thyssen, obra de Ghirlandaio.

El duomo y el campanile de Giotto

Maravillosa aquella cena en el Palacio Corsini, construido en el siglo XVII de estilo barroco y asomado al  Arno y la vergüenza de entrar por la alfombra roja al toque de trompetas…

No podemos dejar de comer pizza en Florencia, gracias a los paseos por la ciudad lo vamos a quemar, es una excusa perfecta. Este invento italiano es una combinación maravillosa de hidratos de carbono, grasas y proteínas, nuestros tres principios inmediatos imprescindibles en nuestra dieta. Tomar una pizza en Florencia a orillas del Arno, no tiene precio…

 

Florencia…nunca olvidaré el llanto de aquel violín tocando el Canon de Pachelbel, sentados en la escalera de Los Uffizi… puedes morir por tanta belleza en Florencia…

Share


Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer