hola.com

 

AFOROS PELIGROSOS. IMPOSIBLE BAILAR

Desde los tiempos más remotos el espacio ha sido algo imprescindible para ejecutar todo tipo de danzas.

Es imposible evolucionar donde no hay espacio.

El movimiento, en el baile, requiere que siempre haya espacio.

La danza clásica, el tango, el flamenco, el rock and roll, etc., todo tipo de baile requiere espacio.

 

 

 

Cuando el aforo en las discotecas era de máximo 500 personas, se llamaban boites (cajas, en francés). Como la famosísima boite Bocaccio, en  la gloriosa y vanguardista Barcelona de los años 60.

En el piso de arriba casi no se escuchaba la música. Era un punto de encuentro para que artistas, intelectuales de la llamada gauche divine, modelos y personajes de la sociedad, pudieran conversar y entablar amistad, tranquilamente.

En la foto, yo con 21 años, haciendo ver que fumo, estoy entre la  entonces mundialmente famosa cantante Françoise Hardy, la venezolana Mercedes Echevarría y el genial Salvador Dalí, que jugaba con un ocelote.

La noche, además de ser muy divertida, era culta y humana.

En 1967, Oriol Regásme contrató para organizar un viaje de Bocaccio, invitando a pasar un fin de semana, en Ibiza, a sus clientes más asiduos y divertidos.

En aquellos años hippies no había discotecas en Ibiza.

La fiesta de los amigos de Bocaccio tuvo lugar en Lola’s.

Ana Mª Ibarra era la dueña de este pequeñísimo local, horadado en la roca, donde anteriormente yo había organizado la Fiesta de Blanco.

Entonces había espacio entre las personas y se podía bailar, incluso descalzo. ¡Qué tiempos maravillosos!

El concepto de discoteca dio un giro de 180 grados con la inauguración del espectacular Studio 54, en Nueva York.

El enorme espacio de un viejo teatro fue convertido en discoteca, con unos efectos especiales espectaculares y muy novedosos.

Steve Rubell fue su creador. Aquí está junto a Brooke Shields y Andy Warhol, que fue uno de los grandes promotores de Studio 54, un concepto de discoteca copiado en todo el mundo.

Yo era un asiduo de Studio 54, en mis tiempos neoyorkinos. Nunca en mi vida he visto, en una discoteca, una concentración de tantos personajes mundialmente famososos. Halston, el rey de la Moda neoyorkina, y Bianca Jagger apoyaron mucho a Studio 54.


Estaba de moda bailar en pareja y dar grandes vueltas. Liza Minelli, otra asidua y promotora de Studio 54, bailó con Mikhail Baryshnikov. Como puede apreciarse, hay mucho espacio en la pista.

En una fiesta que organizó la Maharaní de Jaipur, en Studio 54, la relaciones públicas, y gran amiga mía, Carmen D’Alessio, me sentó en la mesa junto al último mito del cine mudo: Gloria Swanson.

En Studio 54 entrevisté y fotografié a Grace Jones.

  No hubo forma de que se dejase quitar ese tan poco favorecedor jersey de rayas.

En 1973, Ricardo Urgell inauguró PACHA. Yo colaboré en la organización de esa noche de apertura en Ibiza. Entonces, los asiduos de Lola’s, me decían: “No tendrá éxito porque hay que ir en coche”. Era la Ibiza virgen, antes del derroche en cemento…

PACHA era un pequeño edificio de estilo ibicenco con una terraza, en la que yo estoy sentado con el famoso falsificador de cuadros impresionistas Elmyr D’Hory.

En la pista de baile nos conocíamos todos. Y se podía bailar sin aglomeraciones. Fue una época muy divertida. Pero no era un gran negocio.


Esa época gloriosa, e irrepetible, de los PACHA de Sitges, Ibiza y Madrid dieron pie a la creación del libro “El Baile”, que hice con el fotógrafo Toni Riera. Ahora no se podría llamar “El Baile”, porque ya nadie baila.

Luego apareció KU, otra discoteca-jardín con una gran piscina y un escenario. Entonces no había construcciones vecinas. Se podía bailar al aire libre. Los DJs, que aún no eran “dioses”, no se pasaban con los decibelios, como ocurre en la actualidad. Y pinchaban buena música, compuesta y cantada por músicos.

En KU, yo organicé una premonitoria fiesta ecológica: “El funeral por el Mediterráneo”, que fue fantástica. Todos los invitados iban de luto. Yo, al son del Réquiem de Mozart,  y vestido de cardenal, presidía una procesión, alrededor de la piscina, que había llenado con plásticos y porquerías.

Más adelante, y a petición de Gines Sánchez Rubio, organicé la fiesta inaugural de AMNESIA. Tuve que volar unos días antes a Nueva York para comprar discos.

 
Aquí estoy bailando en AMNESIA, totalmente entregado a la buenísima música que se escuchaba en las discotecas, antes del declive musical que comenzó en los años 90.  Se podía bailar descalzo, sin miedo a pisotones, y con suficiente espacio para poder extender los brazos en cruz.

 

¡Aquello era bailar!

Pero llegó el super negocio de las macro discotecas, y el absurdo éxito de masas del fenómeno DJ, absolutamente ligado a las drogas de diseño. 

Y se acabó el espacio, el bailar y la comunicación entre la gente. El ruido, debido al exceso de decibelios, es infernal. Por eso en la pista se intercambian whatsaaps y sms con los móviles.

¡Vivan los claustrofóbicos apretujones, las aglomeraciones y el peligroso exceso de aforos y decibelios, de los que los gobiernos hacen la vista gorda! 

Yo me moriría de angustia si me metiesen en el centro de una sala con miles de personas hacinadas a mi alrededor.

Bailar no está prohibido. Es que no hay espacio. Y la nueva generación de jóvenes ya no sabe lo que es bailar.

Solo pueden subir el brazo, o hacer fotos con el móvil, dando berridos de euforia etílica Y si entran unas cuantas personas más en la pista, ya no pueden bajar el brazo.

Otra opción es mover sin parar la cabeza, como esos perros de juguete, que algunos con mal gusto, ponen en la parte trasera de sus coches.

 
 
Estas aglomeraciones, con menores incluídos, se dan constantemente en muchos locales, donde no hay controles de aforo, ni de ningún tipo. 
Según la legalidad vigente lo correcto es 1 m2 para cada cuatro personas. Un absurso, pues un gordoocupa mucho más demedio metro.
 
 

Yo hace años que repito la misma frase: “Basta un simple petardo para causar una avalancha mortal”. Pero a mí ¿quién me hace caso?

Y es triste, pero acabo siempre teniendo razón. Ejemplo: El nefasto Concierto de Halloween, en Arena Madrid.

¿Qué hay que tener en el cerebro, para admirar como a un dios, al DJ Steve Aoki, un soez impresentable que en el vídeo promocional de esta fiesta le propina una zotaina en el culo a una chica?

Resultado: Cuatro chicas muertas aplastadas y otra moribunda.Y podría haber sido muchísimo peor.

Pasaron de moda el minuet, el vals, la polka, el rock and roll, el twist y muchos otras músicas y bailes.  Yo deseo que pase de moda este fenómeno de masas de los DJ archimillonarios, y su pésima calidad musical, creada en ordenadores. 

Pero será difícil, porque da pingües beneficios, sobre todo los colaterales…

Políticos: Espabilad con este tema candente, porque parece que estais sentados en el “banco malo”, sin modificar las leyes del ocio nocturno, hasta el día en que ocurra una masacre, y llegue el momento del famoso “rescate”, pero a base de muchas ambulancias. Se os pedirán responsabilidades. Y podrían rodar cabezas.

(Foto tomada en Arena Madrid a las 7 h de la mañana).

Share

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

6 comentarios

  1. Me ha gustado mucho todo lo que pone Carlos en su columna, las lamentaciones después de que ocurran las cosas, cuando todos las conocen desde hace mucho, no resuelven nada.

  2. Como siempre, cargas de genialidad todo lo que nos cuentas, genialidad y certeza. Felicidades por tu anterior post, también. Gracias por acompañarnos con fotos inéditas de tu caja de Pandora, son un verdadero lujazo. Yo necesito espacio para bailar, hasta el chico más guapo de la discoteca si se aproximase a mi baile, me agobiaría. Comparto contigo todas tus impresiones. Llegamos siempre tarde y el toro nos aplasta, nadie sabe ejercer. Besos !!

  3. Magnífico su reportaje y excelente como documento gráfico de
    tiempos que se fueron. De acuerdo con su acertado comentario final. Esto es lo que hay ahora. Adonde vamos??

  4. JULIO SUAREZ HERRERO: Muchas gracias por sus palabras. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>


Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer