Mi despedida de soltero

En un post de hace tiempo, allá por mayo de 2015, yo mismo escribía lo siguiente acerca de las despedidas de soltero: “¿Son necesarias?. ¿Hay forma de organizar una despedida (de soltero o soltera, of course) sin incurrir en lo hortera, cateto y vulgar? ¿O bien, la gracia de una despedida, precisamente, es que sea lo más rancia, histriónica y casposa posible?” Bueno, pues hoy, dos años y medio después, tengo la respuesta: es posible.

El domingo, queridos todos, mis amigos me dieron una de las sorpresas de mi vida y me hicieron una despedida. Sí, de esas con las que yo no comulgaba y que no terminaban de convencerme.

Y comienzo resumiendo cuál es mi visión de todo esto y por qué ahora creo que las despedidas de soltero no solo son importantes, sino muy recomendables. El quid del asunto, lo que las convierte en días especiales y hace que se graben para siempre en los recuerdos de la gente, no es el hecho en sí de irse a pasar una jornada de juegos al aire libre, de irse a dar bolazos de paintball o ponerse algún ridículo disfraz de Super Mario o de Estrellita Castro.  No es la banda que te ponen a modo de cinturón de seguridad de “la más bonita del pueblo” y, por supuesto, tampoco lo son los tocados, gorritas, sombreros y artilugios que les ponen en la cabeza a los novios para dejar constancia pública de que lo son.

Lo que hace las despedidas únicas, es el hecho de que un grupo de gente, un grupo de amigos íntimos y gente cercana, te dedica un día entero de su vida (o dos o tres) a ti. A ti y a hacerte feliz. Y lo hacen todos a la vez, con todo lo difícil que es hacer que varias agendas cuadren. Y no les pagan por ello (de hecho pagan ellos más de lo que deberían, porque el novio va por la gorra), y no les premian por ello. No buscan reconocimiento ni aprobación de nadie. Lo hacen, única y exclusivamente, porque te quieren. Y eso, eso increíble. Sentir que preparan meticulosamente un día entero con el único objetivo de que para ti sea un día inolvidable, es una muestra de generosidad extraordinaria. Y llega un momento en el que el plan en sí pasa a un segundo plano, como cuando en las primeras citas con tu pareja hacíais cosas chulas pero daba igual porque lo único que te importaba era estar con ella, y ya hagas lo que hagas todo son risas y todo es disfrutar con ellos.

Y esta es mi reflexión sobre las despedidas.

La mía, por contaros brevemente, comenzó cuando a las 7:30 de la mañana dos de mis mejores amigos tocaron el timbre de mi puerta. Les abrí, subieron, me quité la legaña, los abracé, me hicieron coger un bañador y un calzado con el que meterme en el agua, y nos fuimos. Una hora después estábamos en algún punto de Guadalajara, con un neopreno puesto, unas canoas a la orilla de un río y otros 7 amigos que habían aparecido de la nada, con más legañas en los ojos que yo pero con las mismas ganas de pasarlo bien.

Descendimos un río no demasiado caudaloso, pero sí lo suficientemente abrupto y hostil para que un puñado de “machotes”, con más entusiasmo que experiencia, se pasara casi más tiempo dentro del agua que sobre ella. Después de una hora y media de descenso, con alguna que otra tiritona (los 14 grados del ambiente y los 13 del agua no tuvieron demasiada consideración con mi condición de despedido), y algún que otro rasguño (las ramas de las orillas y las piedras del fondo tampoco estuvieron muy dispuestas a colaborar), nos fuimos a comer. Comimos en un sitio que habría pasado desapercibido en cualquier ruta gastronómica, de no ser porque el tamaño de todo lo que ahí servían, era desorbitado. Dos datos: comimos UN San Jacobo para 8 (insisto, uno para ocho) y UN flan también para todos. Imaginaos el tamaño. Solo doy gracias a que el café era individual y monodosis, porque si no a estas horas aún seguiría subiendo y bajando el río.

Con el estómago pagando caro las ingentes cantidades de comida que nos metimos al cuerpo, nos fuimos a descargar más andrógenos al único sitio en el que uno puede correr todo lo que quiera sin cansarse: una pista de karts. Y ahí nos desfogamos, hicimos derrapes, nos picamos entre nosotros, nos apostamos unas copas (yo quedé 5 de 12 y era el de la despedida, así que en ningún caso me tocaría pagarlas a mí), y terminamos decidiendo que la mejor manera de despedir el día era en mi casa, con unas bebidas, unos frutos secos (después de la copiosa comida nadie quería cenar) y una intensa charla sobre los nuevos géneros de la sexualidad humana (la madrugada es lo que tiene).

Así que, queridos todos, si algún amig@ se os casa pronto, preparadle una despedida: compleja, simple, con disfraces o sin ellos. Les gustará igual.

 

  • Envidio tu despedida en todo!!!!!
    Qué maravilla de amigos y como me alegro por ti! Prepárate para el bodorrio, yo no me fiaría, jajaja

    Mi despedida fue todo un día en el campo tanto los chicos como las chicas, comiendo, jugando al fútbol, bailando la canción del momento en radio casete y YO….conduciendo un tractor, sìiiiiiii, como lo lees!!!
    QUE de mogollón de años hace ya de eso, juajuajuajua!!!

    Un beso enorme tunillo.

    • Pues mira, ese tipo de despedida me hubiera encantado a mí también. Todo un día en el campo y con amigos: planazo!!!
      un besote grande, solete!

  • Pero Javiiiiii… esto de la boda te está haciendo todo un sentimental eh ( lo digo por la primera parte del post ) y me encanta!!!!!!! 🙂 🙂
    Pues que despedida tan original y si tienes razón lo importante es estar con la gente que te aprecia y da igual que os pongáis disfraces o vayáis sin ellos … al final y al cabo es pasarlo bien!
    Me ha gustado mucho tu despedida! Ahora quiero ver la boda!!!!! Estoy ansiosa por el vestidazo que llevará Miri y por supuesto por ver lo guapo que irás! Jajajajaj 😉
    Espero que nos hagas un post o dos o tres pero detallando todo muy pero que muy bien y por supuesto seré la primera en comprarme el Hola y ver la esperada boda de Javier de Miguel! Jjjajaj
    Un besitoo hasta mañana 🙂 😉

    • Jajaja. A ver, mi lado sentimental siempre ha estado ahí. Escondido, pero está.
      Sí, os contaré cosas de la boda. Tengo ya bastantes cosas atadas y todo va en camino. Piano, piano…
      un besazo grande!

  • Sí señor esas son las despedidas buenas, las que a mí me gustan. Solo hace falta tus amigos de verdad y ya lo demás es secundario pero la tuya ha estado chula a mi lo del descenso del río me parece geniiiial!!! Yo si algún día me tienen que organizar o yo tengo que organizar alguna tengo claro que los disfraces, adornos y llamar la atención de manera taaaan horrorsa no lo haré. Un plan de estos de buceo, de kayak, cosas molonas de verdad es lo que yo quiero y haría jejeje

    Me alegro mucho de que tu despedida haya sido así y te hayas sentido especial, es merecido seguro. Ahora a por lo siguiente a por la boda (eso si que es un lío que te cagas hay que estar un poco loco jajajjaja).

    muuak

    • Pues entonces,Afri, lo habríamos pasado bien en la misma despedida. Al final, estando ellos, tu gente, todo lo demás es adorno y es prescindible. Lo pasamos de lujo y no se me olvidará..
      Y en cuanto a la boda…qué te voy a contar!! XDDD
      un besote

  • Javiiiiiiiiiiiiiii!!!!!
    Vaya San Jacobo pequeñito,oye…uno de Bilbao se lo toma de aperitivo,jajaja!!
    Deseando ver el post de tu boda con Miri…como ya te dije por Stories,no paso por una buena época sentimental y me encanta ver cómo la gente sigue queriéndose así de bonito.
    Espero que lo pasarais genial,desde luego,una gran despedida.
    Un besazo,bombón!!!

  • Javi!!!!!! Me alegro que te lo pasaras bien! Supongo que la boda es un breve ya que normalmente la despedida se hace como mucho un mes antes de la boda o así..
    Las despedidas son necesarias!! Me alegro de que te lo pasaras bien! Deseando estoy de verte vestido de novio!
    Muaakkssss guapo!

  • Hola!!!!! yo siempre he visto las despedidas como lo veías tu al principio o más bien en el post de hace dos años y medio, pero según iba leyendo me has hecho cambiar de opinión, es una forma de juntar a los amigos y pasarlo bien. Se nota que habéis disfrutado mucho.

    Ya queda menos para la boda, ¿nos contarás algo de los preparativos?

    Un beso:
    PD: menudos pelos se gasta tu hermano jejejej

    • Así fue, tal cual 🙂
      Os iré contando todo, sin duda. Estoy aún en ello, pero a medida que vaya atando cosas, os iré chivando las cosas
      un besoteeee

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer