hola.com

 


29 octubre 13

Mi gran experiencia en Mozambique con la Fundación Barraquer

Como ya sabéis los que me seguís en mis Redes Sociales, a primeros del mes de Septiembre, hice uno de esos viajes que marcan y que se quedan grabados en el corazón. Estuve en Mozambique para colaborar con dos importantes instituciones que son: Fundación SOS y Fundación Barraquer. Tengo muchas cosas que contaros sobre esta bonita experiencia y lo haré poco a poco en diferentes artículos…

María León emprende su viaje con fundación SOS y fundación Barraquer

Aprovecho para deciros que siento mucho el retraso de estas últimas publicaciones, pero mi equipo y yo hemos estado trabajando muy duro para poder estrenar pronto la web en la que estáis navegando ahora mismo. Tenía mucha ilusión puesta en ella y por fin ha visto la luz…!!!Se trata de un paso adelante y nada me haría más ilusión que me siguierais acompañando en este camino y disfrutando conmigo.

Dicho esto, vuelvo al tema de Mozambique…Una de las experiencias que viví allí fue trabajar de cerca con los hermanos Barraquer (Elena y Rafael), dos eminencias de la oftalmología. Con ellos y con su equipo estuve colaborando muy cerca ayudando en quirófano para intentar agilizar la gran cantidad de operaciones de cataratas que hacían diariamente.

María León con los hermanos Barraquer en Mozambique

Comparto con vosotros este texto especial que he escrito narrando mi experiencia vivida junto a ellos…

Atalia no podía ver, y me impactó con la mirada más profunda de la que he sido testigo en mi vida. Irradiaba paz. Yo le sostenía la mano mientras una aguja esperaba a anestesiar su ojo para librarle de las cataratas que le camuflaban el mundo detrás de una cortina de tinieblas. Ella sabía que iban a pincharla pero no temblaba. Estaba incluso más tranquila que yo. Porque tenía lo más importante: esperanza.

Ese momento junto a Atalia, de 96 años, resume mi gran experiencia en Mozambique junto a la Fundación Barraquer: cómo un equipo de profesionales es capaz de llevar confianza e ilusión a un pueblo acostumbrado al sufrimiento, que aun así te acarician con la mirada y que, por haber pasado casi todo, no se permiten protestar por nada.

Cuando Cristina Muñoz, presidenta de la Fundación SOS, me propuso viajar a Mozambique junto a Rafael y Elena Barraquer para colaborar con su proyecto de operaciones de cataratas en Massaca, a una hora de la capital, Maputo, tenía claro que estos dos hermanos eran dos eminencias de la oftalmología; ahora, después de ayudarles en quirófano y vivir codo a codo con ellos su labor, estoy convencida de que son dos ángeles.

Lo primero que me llamó la atención fue cómo cargan ellos mismos desde España con todo el material quirúrgico. ¡Llevan su quirófano a cuestas! No sé cómo lo han conseguido, pero son capaces de transportar en avión aparatos pesadísimos (y muy caros) para montar a miles de kilómetros de España un quirófano similar a los que tenemos aquí, una complicada operación de logística a la que habría que sumar un importante coste adicional, para lo que es fundamental el apoyo de las aerolíneas.

Rafael y Elena pueden llegar a operar hasta 70 cataratas al día… ¡y, además, es divertido comprobar como se retan entre ellos para ver quién consigue sanar a más pacientes y el divertido ambiente que hay entre todo el equipo! Así es como consiguen pasar 870 consultas y operar 390 cataratas en una semana. ¿Cómo lo logran? Primero con ilusión y luego levantándose cuando sale el sol, porque también se pone muy pronto y en cuanto baja la luz es más complicado seguir trabajando. A veces, incluso, tampoco disponen de medios tan básicos como el agua.  Cuando acaba el día y han pasado horas y horas en el quirófano, entonces llega el momento de celebrar lo conseguido: transmiten tanta energía y pasión ¡que hasta yo misma terminé bailando sevillanas para festejar esas 70 cataratas operadas en un día!

Después de ser testigo de esta experiencia, no me resulta extraño que a Elena Barraquer la nominasen para el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional el año pasado: lo suyo no es un trabajo puntual, sino una convicción que la pone en práctica hasta ocho veces al año en diferentes países, sobre todo, en África y Bangladesh para operar de cataratas a personas que no tienen nada. En sus propias palabras, “las cataratas son la causa número uno de ceguera en el mundo y gracias a Dios es algo que se puede corregir”.

Ahora, tras haber compartido con Rafael y Elena estos días en Mozambique, sé que, como me dijo el encantador Nacho, el anestesista, “este tipo de acciones engancha y es lo que da sentido a tu trabajo”. Porque cuando se ayuda a los demás fluye una energía especial.

Por eso doy las gracias a la Fundación Barraquer, a la Fundación SOS, a Rafael,  a Elena y a todo su equipo por permitirme compartir con ellos esta experiencia haciéndome sentir como si formara parte del grupo desde siempre. Y a Atalia por su mirada. Si tuviera que explicarla con una palabra, no lo dudaría: “touché”.

María León ayudando a la dos fundaciones en Mozambique

Fotografías de Víctor Cucart y María León

Para los que estéis interesados en colaborar de alguna manera con esta
gran fundación, podréis escribir a este mail: 
fundacion@barraquer.com

¡¡¡Gracias!!!

*También podéis seguirme  en Twitter: https://twitter.com/marialeonstyle
o Facebook : https://www.facebook.com/marialeonstyle


28 octubre 13

Un paseo por Maputo

Durante nuestra estancia en Mozambique, nos alojamos en la región de Massaca, que está como a una hora de Maputo, la capital.

Además del taller de costura y huerto de los que ya os he hablado en el posts anteriores, tuvimos la ocasión de visitar un colegio muy especial. Fuimos cargados de material escolar y no os imagináis lo contentos que se pusieron los niños…y lo más curioso…entre ellos ni una pelea a la hora de repartir todo!!!

María León con los niños del colegio de Massaca

Cuando llegó el día de nuestra vuelta a España y con ganas de exprimir a tope nuestra experiencia, hicimos una breve parada en la ciudad Maputo.

Durante el trayecto en autobús (allí llamado “guagua”), me venían flashes de toda mi gran aventura vivida estos días…Son ese tipo de experiencias que jamás se olvidan, que marcan como ninguna otra y que te hacen darte cuenta de tantas cosas…

Poder compartir divertidos momentos con esos niños mozambiqueños…como son…para comérselos!!!

Momentos de María León con los niños de Mozambique

Ya en Maputo, lo primero que hicimos fue visitar un orfanato de niñas llamado Casa Madre María Clara, donde nos recibieron con grandes sonrisas y preciosos cantos y donde las monjas encargadas de dirigir el centro, nos prepararon un almuerzo con mucho cariño. Creo que ha sido la tortilla de patatas y los spaguettis que más he saboreado en  mi vida!!

Éste es otro de los proyectos para los que la Fundación SOS buscará financiación con la idea de ayudar al mantenimiento, ya que ha estado a punto de cerrar por falta de recursos!!!

María León en el orfanato de niñas Casa Madre María Clara

Maputo es una ciudad que, aunque esté aún en vías de desarrollo, atrapa. Las culturas dominantes son la portuguesa y la bantú, pero existen influencias de la cultura árabeindia o china. La ciudad se podría definir como un caos atractivo. Fue descubierta por el portugués Lourenço Marques en 1544. Su mismo nombre fue el de la ciudad, hasta el año de la independencia (1975). A partir de entonces, comenzó a llamarse Maputo. Aunque hay edificios más decandentes en la parte más necesitada de la ciudad, hay preciosas y amplias avenidas vestidas de flores de colores, y elegantes edificios de aire colonial, como la mítica estación de tren, la cual sirvió de escenario en la película “Diamantes de sangre”, protagonizada por Leonardo di Caprio. En general, es una ciudad segura (todo depende también de las horas y los barrios por donde te muevas!!) y donde se habla, sobre todo, en portugués. Los mercados son lo más, se vende de todo, desde exquisita fruta y pescado, hasta ropa y accesorios con un toque especial!!

Imágenes de Maputo con María León

Como habéis visto en algunas de las fotos anteriores,  los mozambiqueños tienen su estilo propio…Por cierto, tengo que deciros que me considero verdadera fan de las famosas telas africanas llamadas capulanas. Me encanta el arte que tienen las mozambiqueñas  de introducirlas en sus estilismos del día a día. Después de investigar un poco, descubrí que el diseñador más reconocido de este país es Taibo Bacar. Aquí tenéis algunas de sus propuestas, donde además de respetar al máximo su esencia, le da un toque muy actual a sus diseños. Eso me gusta, ya que es una manera muy especial de comunicar al mundo su cultura!!!

Propuestas de diseño de Taibo Bacar

Y siguiendo con el tema de estilo, como siempre suelo hacer por si os da ideas, os comento un poco sobre el tipo de ropa que yo elegí para este viaje. Era el momento para sacar del armario el uniforme de batalla donde no faltaron: los vaqueros, camisetas de manga larga de Renatta&Go para evitar picaduras y calcetines (que nos poníamos hasta para dormir!!). Llevé también polos de Pedro del Hierro, jersey rojo de American Vintage para Cool the Sack, bermudas de Coronel Tapioca (firma aventurera que me encanta!!) para los momentos de mucho calor, pañuelos estampados de fondo de armario, un vestido estampado, mis inseparables botas de loneta de Panamá Jack, que son perfectas para el verano y como complementos, los coloridos cinturones de La Mansa, pulseras de Pintor de Gala y mochilón de East Pack donde me cupiera de todo. Estilismos 100% naturales, que era lo que tocaba en ese momento. Porque eso sí, vayamos donde vayamos, siempre debemos tratar de darle un toque especial a nuestros estilismos que sea acorde con cada momento. Por supuesto, no me olvidé de meter en la maleta, comida envasada y frutos secos (just in case!!), repelente, germisdin (para limpiarse las manos constantemente), protección solar y un pequeño kit de medicinas (con fortasec incluído!!). Como precauciones si viajáis a África, no olvidaros de gestionar visados, vacunaros, beber agua o bebida embotellada siempre, no llevar colonia (atrae a los mosquitos!!) y dormir bajo una mosquitera!!!

Aventura María León en Mozambique

Por cierto, mirad que chulo el bolso que compré en el taller de costura que yo amadrino en Massaca…!!!Ya os enseñé en el post anterior las cosas tan ideales que hacían las mozambiqueñas, pues ésta es una de ellas!!!

Bolso comprado en el taller taller de costura que María León amadrino en Massaca

Hasta aquí mi periplo por Mozambique…Espero que lo hayáis disfrutado y…ya sabéis…si os interesa colaborar con la Fundación SOS, podréis escribir a este mail: carla@fundacionsos.org y si os interesa colaborar con la Fundación Barraquer a éste otro:  fundación@barraquer.com

Fin de viaje de María León en Mozambique

¡¡¡Gracias siempre!!!

*También podéis seguirme  en Twitter: https://twitter.com/marialeonstyle
o Facebook : https://www.facebook.com/marialeonstyle


23 octubre 13

Conociendo de cerca la labor de la Fundación SOS en Mozambique

Como os contaba en mi artículo anterior, además de colaborar con la Fundación Barraquer, mi viaje a Mozambique me sirvió para conocer en vivo y directo algunos de los proyectos para los que la Fundación SOS busca financiación. Quiero aprovechar para dar las gracias de nuevo a Cristina Muñoz, Presidenta de la Fundación SOS, por darme la oportunidad de hacer este viaje tan especial. Y también a Carla Esteban de la Fundación, por su perfecta organización!!!

María León nos muestra a Cristina Muñoz y Carla Esteban de la fundación SOS

Es mucha la ayuda que hace falta para cubrir las necesidades básicas de muchas personas pero para poder ir cumpliendo objetivos, lo más óptimo es centrar el tiro y no intentar abarcar más de la cuenta, ya que si no hay peligro de poder perderse en el camino. Es por eso por lo que Cristina Muñoz, me comentaba que conseguir sacar adelante proyectos de pequeña envergadura y que requieren menor inversión, es más fácil que si se pretende crear algo inmenso que, aunque sería lo ideal, la mayoría de veces no se consigue que prospere, las ilusiones se pierden y también lo recursos invertidos en dicho plan.

María León colaborando y entre niños en Mozambique

Por ello, me hace ilusión mostraros en este artículo dos preciosos proyectos de la Fundación SOS que yo misma he podido conocer muy de cerca y que además tengo el honor de amadrinar. De esta manera podréis descubrirlos vosotros también y colaborar para que prosperen si podéis y os apetece, conociendo de antemano donde irían dirigidas vuestras ayudas de manera directa.

Aquí os los detallo:

1) Educación básica integrada de Mujeres que trabajan en los huertos SOS y mantenimiento de dichos huertos. 

Beneficiarias: 150 mujeres de las aldeas de Massaca, Umpala, Mahubo y Bairro novo, donde hay un alto nivel de analfabetismo (42%) y cuyo trabajo en los huertos forma parte del día a día para poder subsistir.

El objetivo principal de este proyecto es emponderar a la mujer elevando su nivel académico  y profesional y, por otro lado también, formarla en conocimientos básicos de agricultura, tales como: métodos para realizar mejor las cosechas, como recoger los productos, como conservar semillas para próximas cosechas y conocimientos para la comercialización de sus productos. Además también se suministrará material indispensable para el mantenimiento de la huerta donde trabajan, entre otras cosas, semillas. De esta manera podrán mejorar su situación social y económica.

María León ayudando en el mantenimiento de las huertas en Mozambique

B) Mantenimiento de un taller de costura

Beneficiarias: 35 mujeres de los poblados vecinos que con su trabajo ayudan al mantenimiento de sus familias residentes en las aldeas de Massaca, Umpala, Mahubo y Bairro novo.

Los artículos artesanales que confeccionan son principalmente bolsos, ropa y accesorios (por cieeto, ideales!!). Justo al lado del taller esta la tienda exposición.

El proyecto consiste en obtener financiación para comprar telas y todo lo necesario para la realización de 1000 muñecas artesanas que la fundación SOS venderá en su web. Dichas muñecas podrán servir como regalo especial para colgar en el árbol durante las próximas navidades.

María León con el mantenimiento de un taller de costura en Mozambique

Al margen de estos proyectos, contaros que durante mi estancia en Mozambique pude visitar La Casa Do Gaiato que forma parte de La Obra da Rua (Portugal 1940) y cuyo principal objetivo es acoger niños abandonados, huérfanos o en situación difícil. La Casa do Gaiato es una familia para quien no la tiene. Actualmente posee una capacidad para acoger 150 niños, a los cuales se les proporciona una formación humana, académica y profesional conforme a la edad y a la capacidad de cada niño. Además de los niños internos, la Escuela es comunitaria, con capacidad para 600 alumnos externos, de preescolar a 10ª Clase. Los internos con edad superior a los 18 años que inician formación profesional o académica superior, son acompañados y apoyados por La Casa do Gaito hasta que acaban sus estudios y consiguen un empleo para su sustento e integración en la sociedad. Por otro lado, La Casa do Gaiato apoya para el desarrollo comunitario y rural de sus “hijos” en los distritos de Boane y Namaacha, convirtiéndolos en participantes en el proceso.

María León en "La Casa Do Gaiato" en Mozambique

El mantenimiento y sustento de La Casa do Gaiato depende de proyectos, donaciones y actividades de auto sustentabilidad (huerta, granja, carpintería, herrería, etc.), en las cuales también participan los propios niños de la casa como parte de un sistema de autoaprendizaje, que con el acompañamiento de maestros, profesores y otros niños mayores, y en un ambiente familiar, desarrollan sus aptitudes, al tiempo que aprenden una profesión para el futuro. A día de hoy lo dirige Criteria, que es una misionera brasileña que como ella dice, tiene 150 hijos!!

Cuando estuve allí, colaboré en la zona de lavandería y no os podéis imaginar que gran momento!!

María León ayudando en el mantenimiento de "La Casa Do Gaiato" en Mozambique

Y por la noche…Hasta acabé bailando sevillanas para todos los niños de la casa con mi amiga Luisa Mata, la cual formaba parte de la expedición!!!

María León bailando sevillanas en su viaje a Mozambique

Este viaje lo he realizado con personas muy especiales la cuales tenían diferentes responsabilidades con el denominador común de ayudar, cada uno a su manera. Esta compañía ha hecho que la experiencia sea aún mejor y quiero mandarles a todos un beso muy fuerte desde aquí!!!

María León y sus compañeros de viaje a Mozambique

Espero que os haya gustado conocer un poco más de cerca la labor concreta que realiza la Fundación SOS en Mozambique.

María León a la escuela con los niños en Mozambique

Toda la ayuda siempre es bienvenida, así que si os apetece colaborar de alguna manera, no sólo con estos proyectos si no con otros muchos (nacionales e internacionales) que apoya dicha fundación para ayudar a diferentes niños, podréis escribir a Carla Esteban de la Fundación SOS a este mail: carla@fundacionsos.org.

¡¡¡Infinitas gracias!!!

Fotografías realizadas por Víctor Cucart y María León.

*También podéis seguirme  en Twitter: https://twitter.com/marialeonstyle
o Facebook : https://www.facebook.com/marialeonstyle


Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer