hola.com

 

Septiembre, 2011


29
Septiembre 11

¡Olé por las españolas!

Recién llegada a Madrid procedente de una larga temporada en Londres, dos cosas me han llamado la atención casi tanto como si hubiera aterrizado procedente de la luna.

Una: el calorcito que hace todavía… ¡¡Mmmm!! Y dos: lo bien vestidas, estilosas y guapas que van las españolas. Sin ánimo de ofender a nadie, ahora comprendo por qué mi colega Guadalupe Cuevas se preguntaba en su blog Fashion Assistance si el estilo de Pippa Middleton no está un poquito sobrevalorado, y recibía bastantes comentarios diciendo que sí, ya que Pippa es una chica mona y atractiva como cualquiera de las que pisan las calles españolas (no tanto las inglesas), pero no un icono de estilo.

Y por cierto, recientemente el portal Radar Online preguntó a los norteamericanos quiénes son para ellos las españolas más guapas. Y es que según esta web, el chorizo (que no sé en Estados Unidos, pero en Inglaterra causa furor y se considera ingrediente indispensable de la paella, como se puede comprobar en la zona de comida take away de cualquier Tesco) “no es la única exportación picante de España”, puesto que nuestro país es “la cuna de algunas de las más exóticas bellezas del mundo”. Las ganadoras: Penélope y Mónica Cruz, Elsa Pataky, Esther Cañadas y Paz Vega.


¿Estáis de acuerdo con este ranking? Para mi gusto, faltan bellezas como Elena Anaya, Inés Sastre, Judit Mascó, Nieves Álvarez, Amaia Salamanca o Sara Carbonero, probablemente porque no son tan famosas en USA.

¿Será este el motivo de que los hombres españoles estén considerados los mejores amantes del mundo según otra encuesta internacional?

¡Sígueme en Facebook y en Twitter!


23
Septiembre 11

Los mejores amantes: ¿los españoles?

Una encuesta realizada por la página web especializada OnePoll.com entre 1.500 mujeres bien viajadas de 20 países diferentes ha dado como resultado un ranking de los mejores y peores amantes (hombres) del planeta.

Y… ¡resulta que los españoles se han llevado la medalla de oro! Lo que han cambiado las cosas desde los tiempos de Landa, Esteso y Pajares. Les siguen, por este orden: Brasil, Italia, Francia, Irlanda, Sudáfrica, Australia, Nueva Zelanda, Dinamarca y Canadá.

Pero vamos con el ranking de los peores y la razón por la que han subido al podio de la vergüenza:

  1. Alemania: por “su olor corporal”.
  2. Inglaterra: son unos perezosos y dejan que ellas “hagan todo el trabajo”.
  3. Suecia: terminan demasiado rápido.
  4. Holanda: son muy dominantes.
  5. Estados Unidos: excesivamente ásperos.
  6. Grecia: por sensibleros y blanditos.
  7. Gales: catalogados como egoístas.
  8. Escocia: demasiado ruidosos.
  9. Turquía: sudan mucho.
  10. Rusia: les sobra pelo.

Y digo yo… ¿Qué opinará Melanie Griffith? ¿Y Victoria Beckham? ¿Y vosotras?

¡Sígueme en Facebook y en Twitter!


21
Septiembre 11

Sobre el amor y la felicidad

Durante varios años he tenido la suerte de trabajar como periodista freelance para numerosas revistas femeninas y publicaciones dedicadas a la salud y el bienestar. He escrito muchísimos artículos sobre alimentación sana, terapias alternativas, remedios naturales y químicos para las más variadas enfermedades, yoga, meditación y un largo etcétera.

Eso significa que también he leído montones de libros de autoayuda y psicología por cortesía de las editoriales que me los enviaban. He asistido a bastantes talleres y cursos de crecimiento personal gracias a la generosidad de quienes me han invitado a unirme a ellos. He tenido el placer de probar todo tipo de masajes, terapias y cosméticos.

En definitiva, he aprendido mucho y he tratado de transmitirlo de la mejor forma posible. Y si tuviera que resumir o definir cuál es la clave del bienestar y la realización personal, recurriría a dos conceptos que he leído y escuchado infinidad de veces.

Por un lado, la idea de que la felicidad se encuentra dentro de nosotros mismos. Ninguna persona o acontecimiento externo puede dárnosla o llevársela, puesto que se trata de una actitud, de una decisión íntima en la que nadie puede influir. No podemos controlar todo lo que nos ocurre, pero sí elegir el modo en que reaccionamos ante las circunstancias. Y esa es la razón por la cual, por ejemplo, Ana Frank escribió un diario lleno de esperanza y poesía a pesar de vivir encerrada con siete personas más en un zulo durante dos años mientras lo redactó.

Por otro lado, la idea de que el verdadero amor es incondicional, y consiste en dar por el puro placer de dar, sin esperar recompensa, ni validación, ni siquiera agradecimiento. Por el contrario, amar de forma inmadura significaría concentrarse solo en recibir, y responder con rencor, manipulación o reproches cuando el otro no actúa según nuestras expectativas. Así, la persona capaz de amar incondicionalmente está tan rebosante de amor que solo puede darlo, mientras que la otra se considera vacía y por eso busca amor desde la carencia.

Ambos conceptos (o ideas, o realidades) me han parecido siempre fascinantes y sabios. Y sin embargo, difíciles de aplicar en la vida cotidiana. Todos experimentamos momentos en los que damos amor sin esperar recibir, o somos felices aquí y ahora sin importar lo que ocurra fuera. Son instantes que resultan más intensos, brillantes, luminosos. Fogonazos que nos llenan de energía y nos hacen sentir felices. Y por eso todos sabemos, de una forma intuitiva, que en efecto ese es el camino hacia la felicidad y nuestra tarea es aprender a seguirlo sin desviarnos demasiado…

Tan interesante y complejo me ha parecido siempre todo esto que me inspiró el tema de mi primera novela, La gestión del yo. Su protagonista se llama Alicia, como el personaje de Lewis Carroll. Porque esta Alicia también se sumerge en un mundo muy peculiar. Cuando, harta de llevar una vida aburrida y mediocre, descubre los libros de autoayuda y los talleres de crecimiento personal, hablando de “el secreto” y la ley de la atracción, se le abre una puerta a una realidad diferente, al camino hacia el interior de sí misma. Cuando escucha a su maestro de yoga hablar del amor incondicional, el corazón le palpita más fuerte. Tanto, que Alicia se siente capaz de compartir el amor de un hombre con otra mujer.

¿Y por qué? Porque la verdadera felicidad se encuentra dentro de ella, independientemente del comportamiento de él. Porque todos podemos manifestar la realidad que deseamos. Porque amarle de verdad significa no esperar nada ni poner condiciones. O así deberían ser las cosas. O eso es lo que ella intenta…

¿Creéis que lo que se propone Alicia es un reto o más bien una utopía? ¿Se está engañando a sí misma o rompiendo esquemas? ¿Es posible amar incondicionalmente y no esperar nada de tu pareja? ¿Podemos mantener siempre una actitud positiva pase lo que pase?

¡Sígueme en Facebook y en Twitter!


17
Septiembre 11

Los eternos solteros

Retomando el tema que abría este blog, George Clooney (lo siento, George, ¡no es nada personal!), se ha convertido para buena parte de la prensa rosa en “el soltero de oro”. Pero para otros, es el representante más conocido de una nueva fauna urbana: los perma-bachelors o eternos solteros.

El matiz es diferente, ya que al “soltero de oro” se le ve como una joya de incalculable valor (claro que eso habría que comprobarlo), mientras que el eterno soltero es algo así como los cuadros de un museo: se mira, pero no se toca. O se toca pero no se posee. O se posee pero una no se lo lleva a casa para siempre, vaya.

Hablamos de hombres en la década de los 40 o los 50, heterosexuales, exitosos, atractivos, que nunca se han casado (o lo intentaron una y no más)… ni tienen intención de hacerlo.

Las estadísticas dicen que en Estados Unidos hay tres veces más solteros de la edad de Clooney (50) que hace cuarenta años. En Inglaterra (donde el eterno soltero nacional es el actor Hugh Grant, también de 50 años) había 388.000 cuarentañeros solteros en 2002. En 2009, la cifra subió a 600.000.

¿Y por qué no se casan?

Según el doctor Roger Kingerlee, especialista en psicología masculina, “actualmente es más aceptable socialmente estar soltero. Muchos de ellos saben cómo valerse por sí mismos y no necesitan una mujer que les cuide”.  Un argumento que también se puede aplicar a las cada vez más numerosas “eternas solteras”, por otra parte.

¿Miedo al compromiso? ¿Vocación de eternos adolescentes? ¿Independencia económica y emocional? ¿Un poco de todo? ¿Qué opináis?

¡Sígueme en Facebook y en Twitter!


14
Septiembre 11

Cuando la edad (de ella) es solo un número

Hace ya unos años, Demi Moore (49) y Aston Kutcher (33) fueron la primera pareja guapa y famosa en llamar la atención no por su diferencia de edad, sino porque ella era la mayor de los dos. Hoy en día es de lo más común: Kylie Minogue (43 años) y Andrés Velencoso (32), Eva Longoria (36) y Eduardo Cruz (26) o Mariah Carey (41) y Nick Cannon (30).

 

Incluso, a veces ellas son mucho mayores. Es el caso de Madonna (53) y el bailarín Brahim Zaibat (24), a quien recientemente la diva abrazaba en unas fotos tomadas en la playa, con la cara lavada y en vaqueros, ajena a las cámaras y a su personaje de superstar.

 

Pero yo tengo debilidad por otras dos parejas. Una es Joan Collins (78) y su quinto esposo, Percy Gibson (46). Se casaron hace diez años tras un romance fulgurante de doce semanas, y ella asegura: “Percy es alguien muy especial. Está más en sintonía conmigo que cualquier otra persona que he conocido antes. Me siento mucho más yo misma con él de lo que he sido con nadie”. Joan es feliz, sigue triunfando con sus múltiples proyectos y derrochando esa mezcla de glamour hollywoodiense y humor británico que la hace única. En sus libros, sus columnas periodísticas o sus tweets, no se corta al alabar la importancia del sexo para seguir sintiéndose bien a cierta edad o criticar la obsesión por la cirugía (ver postdata).

Muy famosos en Inglaterra son también la artista y cineasta Sam Taylor-Wood (44) y su pareja, el actor Aaron Johnson (21). Padres de una niña de dos años, actualmente están esperando su segundo retoño. “Tengo una mujer maravillosa. Yo soy un alma vieja, y ella es un alma joven”, ha declarado el actor. Fue él quien, desde el principio, quiso casarse y formar una familia. Y es él quien le ha aportado a ella la estabilidad emocional y los valores que han sentado la base para su feliz relación.

Está claro, ¿no?

PD. Algunas de las frases más divertidas de Joan: A partir de cierta edad uno tiene la cara que se merece (aunque esta es muy conocida y no estoy segura de que la autora sea ella, hmmm). El problema con la belleza es que es como nacer rica y volverse cada vez más pobre (jjjj). “Nunca he conocido a un hombre que fuera capaz de cuidarme. Yo lo que necesito no es un marido, sino una esposa” (esta la dijo antes de conocer a su querido Percy, que conste). “La edad es totalmente irrelevante, a no ser que seas una botella de vino” (¡qué grande!). Oscar Wilde estaría orgulloso de ella.

¡Sígueme en Facebook y en Twitter!


9
Septiembre 11

Queridos todos: os invitamos a nuestra fiesta de… ¡divorcio!

Jack White (líder de los recientemente disueltos White Stripes) y la modelo Karen Elson son lo que podríamos calificar como una pareja muy moderna. Después de seis años de matrimonio y dos hijos, anunciaron su divorcio hace algunas semanas con el típico comunicado de prensa. Pero se trata de una separación amistosa. Tanto que, nada más firmar los papeles, organizaron un fiestón para celebrar su divorcio (mirad la foto de la invitación).

El comunicado firmado por la expareja decía lo siguiente: “Seguiremos siendo grandes amigos y criaremos juntos a nuestros maravillosos hijos Scarlett y Henry Lee. Nos sentimos tan afortunados por el tiempo que hemos compartido y seguiremos compartiendo, juntos y por separado, viendo a nuestros hijos crecer, que vamos a hacer una fiesta de divorcio en honor de todos esos momentos. Una noche juntos en Nashville para reafirmar nuestra amistad y celebrar el pasado y el futuro con nuestra familia y amigos íntimos”.

La fiesta, aderezada con música y bebida, debió de ser de lo más emotiva y entretenida, ya que la pareja animó a sus invitados a compartir fotos y recuerdos relacionados con su matrimonio.

¿Creéis que este tipo de celebraciones se convertirá en tendencia?

¡Sígueme en Facebook y en Twitter!


7
Septiembre 11

¿Quién quiere jugar con el muñeco Ken?

Uno de los “gossips” que está en boca de todos aquí en Londres es el cambio radical al que se ha sometido jugador de cricket australiano Shane Warne desde que sale con Elizabeth Hurley. Antes era conocido como “Horny Warnie” y famoso por ser bastante mujeriego y un tanto ordinario (tanto que muchos no entendían cómo la glamourosa Liz pudo fijarse en él). Meses después de formalizar su relación, el rubio parece otro. Más de una revista lo ha bautizado como “muñeco Ken”, atónita ante su metamorfosis.

¿Y cuál es el motivo de este cambio radical? ¿Acaso Liz ha caído en el “vicio” femenino de querer modelarle a su antojo? Eso decían las malas lenguas, pero ¡no! Ha sido él solito quien ha decidido perder diez kilos, aclararse el tinte, ponerse cachas y pedir consejo al mejor amigo de su novia (el diseñador Patrick Cox) para pulir su look. Indignado ante quienes sugieren que se le ha ido la mano con el bótox y quién sabe si con el lifting, él replica en Twitter que lo único que ha acariciado su cara es la nueva hidratante de Estée Lauder.

Y mientras tanto, la revista inglesa The Grocer celebra lo que llama “El ascenso del hombre retrosexual”. Resulta que las ventas de productos de cosmética masculinos han caído considerablemente porque ellos prefieren estar limpios y guapos, pero no relucientes a lo Warne. Así, el nuevo rostro de la línea masculina de L´Oréal es el actor Hugh Laurie, el doctor House de la tele. Un hombre que luce atractivo, maduro, viril y con un punto descuidado. Porque, como dice la editora de la revista Grazia: “En tiempos de crisis, todas queremos un hombre que tiene el aspecto de alguien capaz de trabajar con sus manos, no uno del que sospechas que coge prestado tu carísimo serum para los ojos”.

¿Qué opinas? ¿Shane o Hugh? ¿O ninguno de los dos? Yo, sin duda alguna, me quedo con el doctor House.

¡Sígueme en Facebook y en Twitter!


5
Septiembre 11

El soltero de oro y la pobrecita soltera

Él es escandalosamente guapo, elegante, viril, exitoso, políticamente comprometido. Pero ella no le va a la zaga (salvo por lo de comprometida, al menos que se sepa públicamente). Es guapa, elegante, estilosa, discreta, femenina y tan exitosa como él o más.

Él dejó a su última novia, la italiana Elisabetta Canalis, hace unos meses. Justo después de que ella soltara en una entrevista que le gustaría casarse, ya que es una firme creyente en el matrimonio. Pero él ya lo había avisado. Una y mil veces. “La gente siempre quiere casarme porque se imaginan que lo paso muy mal como soltero. Pero yo ya probé el matrimonio, y no funcionó”. Claro que, a veces, añade algo más: “Tengo miedo de darme cuenta de que soy un pésimo marido”. Mmm… ¿será eso lo que lo convierte en un reto para las mujeres? Por otro lado, su soltería recalcitrante ha convertido a George Clooney en representante de una nueva “tribu” masculina: los perma-bachelors o “eternos solteros”. Pero eso vamos a dejarlo para otro post…

Ella formaba una pareja de película con Brad Pitt hasta que Angelina le echó el ojo. Después del lógico duelo tras su divorcio, no ha andado falta de novios ni de éxitos en su carrera, y actualmente parece que está a las puertas del altar con Justin Theroux. La hemos visto salir, lucir tipo, cautivar sobre la alfombra roja o disfrutar en la playa con su amiga Courtney Cox. Cada vez más guapa, a sus 42 años.

Y sin embargo, George lleva puesta la etiqueta de “soltero de oro”. Aunque ya tiene 50 primaveras. Aunque ya no sabe cómo decir que no quiere volver a casarse y que lo más importante en su vida es el trabajo. Aunque durante años prefirió convivir con su mascota, un cerdito llamado Max, al matrimonio. Y mientras, a Jennifer Aniston nos la pintan como la pobre chica abandonada que no ha logrado “rehacer su vida”… a pesar de que no parece haberlo pasado tan mal en los últimos años. ¡Por favor!

Mirad esta foto de Jennifer en la portada de GQ en 2008, a punto de cumplir 40 años. ¿A alguien le parece una “solterona” digna de lástima?

¡Sígueme en Facebook y en Twitter!