MI MODA FAVORITA

Hola amig@s, much@s de vosotr@s me habéis pedido que os contara acerca de la ropa que me gusta y también sobre mis firmas de moda favoritas. Pues, bien, allá voy. Me considero una mujer clásica a la hora de vestir. Mis colores preferidos son el negro, gris, marrón y beige. Sin embargo, con el paso de los años, y para ocasiones puntuales, he hecho alguna concesión a las prendas atrevidas en formas y colores. Sobre todo en cuanto a vestidos y jerseys de algunas firmas determinadas se refiere.

En relación al colorido que mencionaba en el párrafo anterior, voy a empezar hablando de unas firmas que, aún pareciéndose, guardan bastante distancia. Conocí Custo Barcelona por unas amigas que lucían estupendas gracias a la ropa de esta firma. En un principio, pensé que no eran prendas para mí. Sin embargo, un día decidí entrar en la tienda que el diseñador barcelonés tiene en la calle Claudio Coello, 91, en Madrid, y me quedé sorprendida, pues los modelos que allí habían llamaron poderosamente mi atención. Estuve bastante rato mirando ropa y probándome, y, al final, comprobé que aquel toque diferente de color me favorecía. Y es que, en cuestión de moda, hay que tocar las prendas, probarlas y mirarse en el espejo sin ideas preconcebidas, pues sólo así podremos elegir lo que mejor nos queda. En definitiva, aparcar los estereotipos y sumergirnos en el abanico de formas y colores que se nos presenta.

Mi experiencia con Custo Barcelona se inició hace cuatro años y estoy más que satisfecha. A pesar de mi tendencia a lo clásico, esta firma consigue seducirme. La colección otoño-invierno que está a la venta es para mí la más bonita de todas las que he visto. A la riqueza de colores, se une la de patronajes y tejidos. Una maravilla que tenéis que ver con vuestros propios ojos. Como ya sabéis, la ropa del diseñador barcelonés es objeto de culto en Estados Unidos. Especialmente, las camisetas. Sin embargo, yo me decanto más por los vestidos y complementos.

 

Conocí Desigual hace un año. Un día, saliendo del cine, mientras caminaba por la Gran Vía, llegué a la calle Preciados y allí me sorprendió la enorme fachada de esta firma. Entré y me explicaron que era la tienda Desigual más grande del mundo. Sus diseños, aunque recuerdan a los de Custo Barcelona, son diferentes. Lo notaréis en los tejidos, siendo el patchwork su estrella principal, muy mezclados entre sí. Observad lo que os digo en jerseys, abrigos y bolsos. De esa primera incursión salí con un abrigo, al que le he sacado un gran partido. Hace pocos días adquirí algunas prendas para mi hija y otras para mí. Como nota divertida añadiré que cuando hace un año comenté a mis amigas que había descubierto una tienda alegre, especial y con precios muy asequibles, éstas se rieron y me felicitaron. Fue entonces cuando supe que Desigual llevaba 25 años en el mercado.

Paso a hablaros de un clásico que desde hace muchos años me tiene enganchada: las prendas de abrigo de Barbour. ¡Qué puedo deciros de esta magnifica firma inglesa, sinónimo de calidad y elegancia!. Pues que sus prendas pueden acompañarte durante toda la vida, que forman parte de ti y de tus vivencias, que cuanto más envejecen, más se impregnan de tu ADN. Es un clásico que nunca pasa de moda. Hacedme caso, y si no tenéis ninguna pieza de esta firma, pasaros por alguna de las tiendas donde las venden y me daréis la razón. Además de las prendas clásicas, tienen capsulas de mini colecciones que marcan la tendencia actual. Como la que en estos momentos podéis ver en el local que tienen ubicado en la calle Jorge Juan, 5, de Madrid, y que corresponde a la famosa diseñadora inglesa Alice Temperley.

 

A pocos metros de Barbour, se encuentra otra de mis firmas preferidas: La Martina, ubicada también Jorge Juan, 5. Una firma argentina, objeto de culto entre los polistas. Para quienes nunca habéis oído hablar de La Martina, os diré que se trata de una marca dedicada al sport de lujo y que cuenta con un gran número de seguidores. No obstante, como es muy selecta, no está dirigida a un público mayoritario. Y no sólo por el precio, también por sus diseños. En cuanto a mí, os diré que me encantan sus camisas porque sientan de maravilla. No soy de llevar logos de firmas encima. Sin embargo, tratándose de La Martina, no me molesta.

Quienes disfrutarán de esta firma argentina son los enamorados de botas y cinturones. La calidad del cuero que utilizan, y el hecho de que esté trabajado de forma totalmente artesanal, algo nada usual en los tiempos que corren, hace que sea casi misión imposible salir de la tienda sin comprar algo.


Hace unos meses se ha instalado en nuestro país la que para mí es el sancta sanctorum de los jeans. Se trata de True Religion, una firma californiana que es la preferida por las celebrities estadounidenses. La tienda está ubicada en Jorge Juan, 31, en Madrid, y la abrieron el pasado mes de febrero. El éxito de True Religion radica en lo bien que sientan sus vaqueros, con unos detalles que los hacen diferentes: como los pespuntes tan marcados en las costuras o el hecho de que vuestros traseros lucirán como nunca.

En American Vintage, ubicada en el callejón de Jorge Juan, encuentro esa parte imprescindible en mi armario y que la conforman camisetas, jerseys y rebecas. Se trata de prendas que, por su calidad, duran mucho tiempo. No pasan de moda, son cómodas y se ajustan muy bien al cuerpo. Tanto en invierno como en verano, me doy una vuelta por American Vintage, una firma que se ha convertido en todo un clásico en mi armario.

Sí, ya se que el post es largo, pero no desesperéis, que casi estoy llegando al final. Voy a dar un salto para llevaros a Barcelona. Una ciudad que me encanta y en la que suelo adquirir ropa. Hace cuatro años, conocí a los dueños de Takezo. Sus tiendas son de las que denomino “peligrosas” por la cantidad de cosas bonitas que allí se encuentran. En mi caso, siempre caigo. Por más que prometa que no voy a comprar nada, no hay vez que me vaya de vacío. La ropa que tienen es maravillosa y va desde lo clásico a lo más atrevido. De lo serio a lo divertido. No exagero si digo que parece que vas vestida de Prada, Gucci o del mismísimo Roberto Cavalli. En definitiva, todo un universo para los amantes de la moda. Y lo mejor: que los precios son muy asequibles. Por tanto, con lo que acabo de contar, no os extrañará que a mi regreso a Madrid vaya cargada de bolsas, que, por cierto, Dios y ayuda para poder guardarlas en mi trolley y cerrar la cremallera. Uno de los locales más emblemáticos de Takezo se encuentra situado en el Boulevard Rosa, en el barcelonés Paseo de Gracia, y lleva el nombre de Ana Angulo, que así se llama la dueña de la firma. Empezó en esto de la moda hace ya 25 años.

Ah, me olvidaba explicaros que dentro de muy poco ya no hará falta desplazarse a Barcelona para adquirir las prendas de Ana Angulo. Me han informado que, en breve, estará disponible su tienda online. Sin duda, toda una tentación. Aprovecho aquí para recordaros que en esto de las compras hay que tener cuidado y no dejarse llevar por arrebatos. Antes de lanzarse a adquirir prendas, conviene revisar el armario y comprobar qué es lo que realmente necesitamos. De esta forma evitaremos caer en la compulsión.

En un próximo post os hablaré de complementos y calzado. De momento, para abrir boca, voy a hacer un pequeño avance. Como ya tenemos el frío y el agua aquí, ya tengo preparadas mis botas. Son de la marca Hunter, que cada año sorprenden con nuevos diseños. Para esta temporada, la firma ha sacado un modelo de bota de agua, en color negro y con tacón, comodísima. ¿Qué os parece? Yo ya lo tengo en mi armario. Lo compré en Rodrigo, una tienda ubicada en el Centro Comercial El Cielo, en Pozuelo de Alarcón, donde podréis encontrar una gran variedad.

Bueno, amig@s, hasta aquí ha llegado mi post. Espero vuestros comentarios. Volvemos a encontrarnos la próxima semana. Os espero. No me falléis.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.