La temida y ansiada vuelta al cole

Tenía muchas ganas de que comenzara la rutina pero, la verdad, está siendo más duro de lo que pensaba y es que creo que me vine con poco tiempo, porque además de organizar los materiales escolares, uniformes, etc, suelo cambiar armarios y antes de guardar la ropa de verano y sacar la de otoño, me gusta clasificar y ver la qué les servirá para la próxima temporada. La verdad es que en casa es un lio gordo… (pero a mí me encanta). En Sevilla no es tan fácil hacer el cambio porque todavía nos quedan días de calor… 🙂

Triana comenzó hoy y Manu mañana, así que todavía lo de los armarios lo tengo un poco crudo. Arrggg… Lo más difícil creo que es que vuelvan a coger el hilo de los horarios, porque en verano se acuestan muy tarde y se levantan tarde también, pero… ¡¡es ley de vida y toca madrugar!!

Los nervios de la noche anterior

Por mucho que en los días previos los mandemos antes a la cama, no siempre son capaces de pegar ojo después de un verano entero trasnochando y con los nervios del primer día. ¿En qué clase me tocará? ¿Estaré con mis amig@s?

El despertador, cinco minutos más, tomate el desayuno de prisa, lo llevas todo en la mochila, el peinado de la mañana… :):):)

¡¡¡Ánimo!!! Aunque son momentos que me gusta disfrutar y no delego en nadie, la elección de los cuadernos, las carpetas, forrar los libros, marcarlos, la elección de la mochila, marcar la ropa nueva… Toca organizar horarios y actividades extraescolares… la agenda se nos complica porque van creciendo y les van exigiendo cada año un poquito más. Así que este año repetiremos con ballet y fútbol ya que es muy importante que tengan tiempo para realizar algún deporte, que les ayuda a desarrollarse física y mentalmente, además de relacionarse de una forma saludable con otros niños.

Me pasa que como en enero tengo mi lista de buenas intenciones… jajaja, hago un cambio en el menú de los niños, que en otras ocasiones he compartido con vosotr@s y esta vez vengo con algunas novedades siempre intentado mejorar su alimentación y variarles un poco para que no se cansen de lo mismo; ya dedicaré otro post con las novedades y los nuevos menús.

Ya mis pequeños no son tan pequeños, aunque para mí lo siguen siendo… a lo que voy es a que pasan a unos cursos en los que tienen que esforzarse más y por supuesto no pueden faltar esos consejos, pero sobre todo la motivación, porque al igual que los adultos los niños pueden sufrir un bajón anímico tras las vacaciones, quien no ha pensado de pequeño es de “¿por qué no duran para siempre las vacaciones?”. Ya después, cuando vas creciendo, te das cuenta que todo en exceso es malo, porque para disfrutar de la vacaciones tienes que haber estado durante el año estudiando y/o dedicándote a hacer tus deberes y obligaciones sean cuales sean.

Y como el que busca encuentra… aquí van ciertos consejos que he ido conseguido para ayudar a nuestros niños en su vuelta a la rutina y que quiero compartir con vosotr@s.

Nuestra actitud cuenta: no podemos pedirles positividad y buen ánimo si nosotros estamos que nos dormimos por los rincones y de mal humor, los niños aprenden por imitación y si nos ven confiados, alegres y motivados ante nuevos retos, lo más probable será que ellos lo afronten con esa actitud.

Recordar anécdotas divertidas: días antes del inicio del curso es bueno compartir con ellos anécdotas o acontecimientos que hayamos vivido en nuestra infancia porque muchas veces ellos no se dan cuenta que nosotros también pasamos por eso.

Preparar la habitación conjuntamente: además de organizar el material escolar, es muy positivo que ellos sean partícipes de la preparación de su dormitorio, despejando la mesa de estudios, recogiendo los juguetes del verano y si es posible hacer algún cambio que les motive y les ilusione.

Ser pacientes con sus altibajos: cuando los niños están bajos de ánimo no se muestran abatidos como nosotros, sino irritables y con poca energía, por ello debemos tener más paciencia e intentar entenderlos y ayudarles.

Nuevos propósitos: para que el niño se sienta motivado hacia el nuevo curso es importante hablar con él de los retos que les gustaría conseguir este año: apuntarse a una nueva extraescolar, aprender a hacer alguna manualidad, terminar antes los deberes… los padres debemos apoyarlos en ese propósito y mostrar toda su confianza en que lo logrará.

Algo para estrenar: conviene que el pequeño pueda estrenar algo material en cada curso; una mochila, un estuche o incluso un corte de pelo. Por ejemplo, yo en casa compro mochila un año sí y otro no, depende de si la estropean… pero los zapatos es algo imposible, termino siempre comprando nuevos y rezando para que duren todo el curso. 🙂 Y el corte de pelo siempre me funciona, los llevo con nuevo look.

La importancia de llevarlos el primer día: el niño se sentirá mucho más seguro si va acompañado de sus padres el primer día de clases, en la medida de nuestras posibilidades, nosotros intentamos hacerlo siempre, no va en ruta, los llevamos y hacemos que ese camino sea más agradable y que sientan que estamos con ellos para ayudarles con sus dudas o miedos.

Espero que sirva de ayuda todos estos tips, a mí me han servido, y mucho. ¡¡¡PACIENCIA!!!

Un beso fuerte y con las pilas recargadas para esta nueva temporada.

Virginia

  • Virginia,eres “ENCANTADORA”,me gusta mucho,lo que piensas,y si,pobrecitos tus hijos,(cuesta,”LA VUELTA AL COLE”).Pero tu eres una “Mama MARAVILLOSA”,se te ve.

  • Gracias por este post..
    Una gozada, como siempre…
    Estoy deseando ver los menús, porque la verdad que no sabes qué hacerles para no cansarles, teniendo en cuenta que lo que les gusta es lo de siempre.
    Buen finde

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer