Elvas, la heroína

Hace más de 30 años viajé por primera vez a Portugal y caí cautivada por su mirada. Desde entonces procuro visitar el país al menos una vez al año. El Alentejo interior es una de sus zonas más bellas, comienza a descubrirse, pero mantiene el ADN y la esencia de un gran país que luchó por mantener su independencia de Castilla. Un Portugal auténtico y como todo lo auténtico, enamora. Os hablaré de Estremoz, Marvao, Castelo do Vide, y en el post de hoy comenzaremos por Elvas.


A escasos 8 kilómetros de nuestra frontera por Badajoz,  y dejando atrás la maravillosa dehesa extremeña, nos adentramos en el Alentejo portugués con primera parada en la ciudad de Elvas. Sus fortificaciones y casco antiguo son Patrimonio de la Humanidad desde el año 2012 por tratarse de uno de los espacios fortificados más grandes del mundo, y por su buen estado de conservación. El primer recinto fortificado es del siglo IX, a partir de entonces se fueron ampliando los cercos hasta las cuatro murallas que tuvo con la última fortificación del siglo XVII.

Fundada por los romanos recibió el nombre de Alpesa. Luego los musulmanes la llamaron Yelves. Elvas entró a formar parte del reino de Portugal con Sancho II en 1230. Fue clave estratégica por su cercanía con el reino de España y por ello baluarte en la defensa de la nación. De ahí que sus murallas abaluartadas  fueran fortalecidas a lo largo de la historia. Su castillo es Monumento Nacional desde 1906. Fue refundado en 1228 sobre una antigua construcción romana y ampliado durante los siglos XIV y XV.

El Fuerte de Santa Lucía, terminado en 1648, es ejemplo de las fortificaciones modernas, que tuvieron que reinventarse para no sucumbir bajo el fuego del nuevo armamento, los cañones. Estas nuevas fortificaciones en estrella con gruesos muros y baluartes en las esquinas, se hicieron muy populares en Europa. Próximamente os mostraré los ejemplos de Fuerte en estrella que he tenido la suerte de visitar.

El Acueducto de Amoreira fue diseñado por Francisco de Arruda, (una de sus obras más conocida es la Torre de Belem en Lisboa) Su obra comenzó en 1537 y no se terminó hasta 1630. Ocupa casi 8 kilómetros, tiene más de 840 arcos  y su altura máxima es de 31 metros.

Entre los monumentos religiosos destaca La Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción fue Catedral de Elvas, sede del obispado, y Monumento Nacional, es de estilo manuelino y fue levantada en 1517 sobre el mismo lugar donde estuvieron las ruinas de Santa María de  Açougues.  Su arquitecto también fue Francisco de Arruda. Se encuentra en una amplia plaza adoquinada al más puro estilo portugués, La Plaza de la República.

A mi modo de ver se trata de una de las más bellas y originales plazas del mundo. La simétrica colocación de sus adoquines dibuja cubos en 3 dimensiones y obliga a sucumbir ante semejante ejercicio visual.


En la Plaza de la República se encuentran también la Casa de la Cultura, proyectada también por Francisco de Arruda, la Torre del Reloj y el Arco del Reloj. También aquí encontraréis la Oficina de Turismo.

Singular sin duda alguna, es  la Iglesia de Nuestra Señora de la Consolación, es lo único que queda del convento de las Dominicas del siglo XVI. La última monja murió en 1870, el convento quedó abandonado y fue demolido en el siglo XX. La Iglesia es de estilo renacentista portugués, tiene una sola nave de forma octogonal, los azulejos policromo que cubren su interior  y la gran cúpula que la  ilumina, la hacen muy peculiar. Junto a la Iglesia, la Picota manuelina de Elvas.


La Iglesia de Santa María de Alcáçova fue construída en 1230 cuando Sancho II conquistó la ciudad,  sobre la mezquita de Elvas. De la época musulmana quedan restos en su interior así como del primer recinto amurallado árabe. No me gusta cortar las fotos, pero tampoco sacar los coches aparcados.

Cuenta la leyenda que los caballeros de la Orden de los Templarios rompieron la muralla árabe y entraron en su fortificación ganando después la batalla. En honor a aquel episodio de la historia de Elvas, se abrió esta puerta junto a la original musulmana.

Una de las características de la ciudad, debido precisamente a sus cuatro ampliaciones fortificadas, es la cantidad de puertas y arcos por los que cruzaremos. Es como si permanentemente Elvas nos invitara  a entrar.

La calle principal del Casco Viejo es la Rua Cadeia que cruza la villa con la ayuda de una fuente y de nuevo dibujos  de calçada portuguesa…

Elvas cuenta con un importante patrimonio histórico cultural, tanto en monumentos militares y  civiles como religiosos, pero callejear por sus rincones es ir descubriendo y disfrutando con un sin fin de cuidados detalles.

Calles empedradas, puertas y ventanas, cristaleras, balcones con balaustradas forjadas, azulejos que dan nombres a las calles.

Una tranquilidad que invita a seguir paseando.

Junto al Castillo la ciudad vieja, y a partir de ahí uno camina por la historia. Elvas, la fuerte, la heroína, la ciudad perfecta.

 

Continuará….

Elvas

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer