‘LOS SEÑORES DEL HUMO’, CLAUDIO CERDÁN

Si la principal misión de cualquier lectura debe ser provocar sensaciones con las que el lector disfrute y no quede indiferente tras llegar a su última línea, podemos afirmar que Claudio Cerdán (Yecla, 1981), con su nuevo libro Los señores del humo ha alcanzado dicho objetivo con absoluto éxito.  Con cada página de esta excelente novela negra y usando un lenguaje contundente y duro, el autor nos relata una historia sin concesiones a la galería, empleando un humor inteligente -y negro también- donde podemos identificar con cierta sutileza -otras no tanto, y estas son de las mejores- ciertos personajes y situaciones muy familiares de la España de los últimos años.

La triada de protagonistas está perfilada por Cerdán al detalle, exhibiendo una precisa habilidad con cada palabra, gesto o silencio que contribuyen a que de inmediato simpaticemos, odiemos o prestemos atención al devenir de estos curiosos personajes que deambulan por la trama de Los señores del humo.  Es así como conocemos a Paco Faura, policía retirado y ahora detective ocasional en trabajos de poca monta; tras la aparición del cráneo de una cabeza decapitada en unos terrenos objeto de un lucrativo interés urbanístico -la construcción de Eurovegas en Madrid- por parte de Harrelson Levy, un multimillonario norteamericano, Faura alberga una sospecha: el hecho puede tener relación con un caso que no pudo esclarecer treinta años atrás, de forma que la aparición de nuevas víctimas asesinadas de la misma manera lo alerta.  Lo mismo le ocurre a CJ, antiguo mercenario y actual guardaespaldas del magnate, el cual cree que el asesino puede ser un antiguo compañero de armas.  Y por último tenemos a Aldo, un proxeneta que se vio obligado a escapar de México cuando un cártel del narcotráfico puso precio a su cabeza y que ahora, en España,  presta sus servicios para un mafioso ruso; Aldo enloquecerá al creer que ha sido localizado y va a ser objeto de venganza por parte de su antiguo jefe, habituado también al crimen por decapitación.  Tres vidas y tres motivaciones dispares que terminarán confluyendo página a página en un desenlace demoledor y trepidante.

Una lectura muy recomendable, deudora, cómplice y compañera de las mejores obras del género negro.  Coged vuestro ejemplar de Los señores de humo de Claudio Cerdán y colocadlo en vuestra librería entre Don Winslow y James Ellroy: ese es el lugar que le corresponde. Espléndida novela.

Un abrazo para todos desde El Primer Marcapáginas.

Me puedes encontrar también en Twitter @pedro_brotini y en Facebook Pedro Brotini Villa.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer