DUCHA O BAÑERA, ¿CUÁL ES LA DUCHA IDEAL?

Cuando hablamos de higiene corporal, nos acordamos de la ducha de las mañanas, pero realmente el gesto de la higiene corporal va más allá

No todo el mundo se ducha a diario, la escasez de agua es uno de los problemas más importantes en una gran parte del mundo, por lo que los hábitos de higiene son bien diferentes en cada país, cultura, accesibilidad al agua.

También son diferentes los hábitos de higiene dependiendo de la edad, muchos de nuestros mayores no se duchan a diario, algunas veces por falta de movilidad, miedo a caídas, soledad, falta de costumbre (hace unos años no se duchaba a diario) o simplemente por que no apetece, al  no moverse tanto no sienten la necesidad, por que sudan mucho menos por ejemplo. Sin embargo hay otras necesidades por las que si podemos recomendar una ducha diaria en las personas más mayores.

Nuestro cuerpo tiene y segrega unos lípidos de forma natural, estos van a proteger la piel del frío, de la deshidratación y le aporta flexibilidad  a la piel. Junto con estos lípidos y las otras sustancias como el agua que contiene y que está alrededor de la piel forman el factor de hidratación natural de la piel NMF.

Cuando nos duchamos o lavamos con “jabón”, se pierden estos lípidos y el NMF que protegen la piel, es por ello aconsejo seguir una rutina de higiene pero siguiendo unas pequeñas pautas. Cuando hablo de jabón a lo que realmente se conoce como tal son la combinación de las grasas de aceites (de diferentes calidades) unidos a un álcali que generalmente es el hidróxido de sodio o potasio, se forma una reacción química que se denomina saponificación.

No quiero decir que sean malos al contrario, a una piel más grasa es probable que le sean muy efectivos, y muchas fórmulas están compensadas con aceites muy densos y otros componentes como ceras hidratantes y nutritivas. Con la edad los lípidos naturales son más escasos, por lo que en cuanto nos vamos haciendo mayores deberíamos tener más en cuenta de preservarlos que cuando somos más jóvenes o tenemos la piel más grasa en la que las glándulas sebáceas están en pleno rendimiento.

1.- ¿Ducha a diario?

No es absolutamente necesario. Ni por ducharse diariamente se es más sano, sin embargo evidentemente son las costumbres diarias de cada persona siguiendo las costumbres de miles de personas. Los niños más pequeños, si es necesario o al menos aconsejable, por que evitaremos posibles infecciones como el del eritema del pañal del bebé.

Simple modo de higiene, de algo tan simple, ya que los niños están continuamente poniéndose las manos en la boca y están más cerca del suelo que los adultos. Por rutina, una constancia en las costumbre, de hecho los minutos de baño van a ser el preludio de irse a dormir y de la rutina del sueño.

En mayores dependiendo de la edad y las costumbres, si lo aconsejamos sobre todo si hay pérdidas de orina o cuando hace calor, al lavarse se eliminan las bacterias que provocarán olor en la piel y posibles irritaciones por roce. Es imprescindible secarse bien después. Es importante tanto en niños como en personas mayores tener en cuenta el producto que usaremos, la piel es mucho más sensible y delicada.

Teniendo en cuenta que el olor corporal es debido a lo que ingerimos, la propia piel, el ambiente que nos rodea, pero también debido a las bacterias que al unirse con el sudor producen ese olor. Al lavarnos eliminamos esas bacterias, así evitaremos también el desagradable olor corporal.

2.- ¿Qué es mejor la ducha o la bañera? ¿Mañana o noche?

No hay una norma que nos diga si es mejor la ducha o la bañera para mejorar la higiene de la persona, depende de la comodidad de la persona y de la prisa de cada uno por supuesto. Sin embargo tenemos que tener en cuenta que en una ducha de 5 minutos se consume 100 litros de agua aproximadamente, llenar la bañera se consume aproximadamente 220 litros de agua.

Por la mañana o por la noche dependerá de cada persona y su comodidad, los niños como he explicado en el anterior apartado prefiero aconsejarlo por la noche, antes de la cena como parte de la rutina cotidiana. Algunas personas prefieren la ducha por la noche por sentirse más limpios en la cama, lo que sí sabemos es que el agua caliente va a relajar, y a relajar la musculatura por ello después de una jornada de estrés nos va a ayudar a dormir mejor.

El baño o la ducha activa a las personas, después de dormir, es por ello la mayoría nos duchamos por la mañana. De hecho la ducha con agua templada si ponemos un poco más fría aunque sea puntual nos despeja y activa casi más que un café. Dicen que incentiva la creatividad. En la piel grasa va a limpiar la piel en profundidad después de haber dormido.

Es una simple manera de seguir los cánones de higiene que la sociedad nos ha indicado.

3.- ¿Gel, jabón, syndet?

Gel de baño, no todos son iguales, algunos pueden llevar surfactantes, por lo que pueden irritar la piel o eliminar la capa de lípidos naturales de la piel, si escogemos uno de estos es preferible que veamos la composición y que no lleven muchos perfumes o colorantes que van a ser más ingredientes que pueden secar demasiado la piel.

Generalmente son jabones líquidos, la mezcla de una grasa y un álcali, dependiendo de la calidad del aceite (grasa) variara mucho la calidad del gel o jabón.

Estos al mezclarse con un álcali son de PH más básico.

Aceite de baño, se trata de una emulsión lipídica que al contacto con el agua emulsiona y forma poca espuma, la ventaja es que protege la capa lipídica y es ideal en pieles muy secas, en pieles más grasas no notan la sensación de limpieza o de arrastre por lo que es posible que no gusten, no forman tampoco mucha espuma.

Syndet, se trata de una emulsión o loción sin jabón o detergentes, la solemos aconsejar en pieles irritadas, sensibles, alérgicas y atópicas. Son en breves palabras un jabón sintético. Sin embargo  no todos son iguales dependiendo si son aniónicos, anfóteros o iónicos. Por ejemplo los aniónicos son los que hacen más espuma y a su vez serán más irritantes para la piel, los anfóteros tienen menos capacidad de espuma y los iónicos que son los aconsejados en piel irritada o muy sensible son los que tienen menos capacidad espumante, pero son los más suaves.

La capacidad de limpieza o el poder espumante viene dada por el lauril sulfato de sodio SLS, y el lauril éter sulfato sódico SLES, este segundo es mucho menos irritante que el segundo.

El perfume es otro de los componentes que se buscan en cada producto, sin embargo de forma contraria, es uno de los componentes que pueden irritar la piel.

Contenido en alcohol, las espumas pueden contener alcohol y eso provocar irritación en la piel. Parabenes y conservantes, aunque cada día más se van suprimiendo, los productos para la ducha suelen ser económicos y es por ello las composiciones no son siempre las que desearíamos.

4.- ¿Y después, las hidratantes?

Después del baño si aconsejo aplicar una crema, loción, aceite que sea hidratante y protectora de la piel.

Si usamos un aceite que sea oclusivo se puede aplicar con la piel húmeda y después secar sin arrastrar, algunos aceites contienen también dimeticona, glicerina u otros componentes que les harán más oclusivos y con ello además más reparadores de la piel.

De otro modo si aconsejo secar primero y después poner la crema.

Es preferible siempre secar la piel a dejar secar con el aire ya que no solo se van a evaporar el agua de la ducha sino que también puede perderse parte de la hidratación natural de la piel.

En los bebés sin dudar, el masaje corporal después del baño forma parte del ritual diario y es un verdadero placer tanto para el bebé como para quien se lo está haciendo.

5.- ¿Temperatura del agua?

La piel seca siempre con el agua templada, es preferible debido a que un agua demasiado caliente va a eliminar los lípidos de la piel, y el factor de hidratación natural se evapora.

El agua muy caliente va a provocar más sequedad en la piel, empeorar el problema de los eczemas, o irritaciones cutáneas, una temperatura alta es la que pasa de 38º.

El agua muy fría va a activar la piel, cerrar el poro, mejorar la firmeza de la piel, mejora la vasoconstricción capilar, la consideramos fría cuando va de 18º a 24º.

El agua templada, de entre 25º- 30º, tiene las ventajas de que vamos a consumir mucha menos cantidad de energía al calentarse, nos va a activar la circulación y va a preservar los lípidos naturales de la piel.

Aunque una ducha relajante va a ser la que es 29º a 37º, ayudará a relajar la musculatura.

6.- ¿Baños relajantes?, aromatizados ¿Qué son las sales de Epson?

Para una bañera relajante, la temperatura del agua ha de ser alta, para que la temperatura ayude a relajar la musculatura, si además añadimos aceites esenciales o extractos naturales de plantas o agua aromatizada (infusiones  o cocciones de plantas) o las mismas plantas o trocitos  naturales vegetales. Conseguiremos que las propiedades de estos aceites sean activos.

Los terpenos, flavonoides volátiles que tienen con la temperatura se van a volatilizar.

No sólo relajantes, dependiendo del aroma va a ayudar a concentrar o a activar la mente por ejemplo, para ello podemos añadir menta o eucalipto.

Para relajar mejor las rosas, la lavanda o el sándalo.

Por otra parte las sales de baño, también ayudarán a hidratar la piel, los aceites directamente en contacto con la piel va a ayudar en la sequedad de la piel.

Otras sustancias como puede ser la avena, en la bañera ayudará a cicatrizar la piel, gracias a su capacidad emoliente es especialmente ideal en personas con dermatitis atópica o eczemas.

Y las sales de Epsom, estas son las sales de magnesio (sulfato), que son originarias de Reino Unido, de sus famosos baños.

Tengo un post que aconsejo para seguir más información sobre este tema.

MIS RECOMENDACIONES

DR TEAL’S, EPSOM SALTS

COCONUT MILK SHOWER GEL PURE FIJI

SOAP LIQUID OZONE OZOAQUA

HEMP CARE SHOWER GEL

THE COTTAGE GREEN HOUSE CUCUMBER & HONEY BODY WASH

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.