Museo Chicote, 87 años de historia y coctelería en Madrid

Cuando en 1931 Perico Chicote abrió la primera coctelería de España pocos españoles sabían qué era un cóctel.  Apasionado de la alta hostelería y educado en algunas de las referencias más internacionales del Madrid de principios de siglo como es el hotel Ritz o el Savoy, aquel joven que apenas contaba con 32 años pero con muchas ganas de comerse el mundo, decidió abrir Museo Chicote.
 
 
 
Ahora, cuando se cumplen 88 años de la apertura de este establecimiento mítico, la esencia de Perico Chicote sigue intacta en unas paredes que, más de un periodista querría que hablaran. Mitos del Hollywood clásico como Ava Gardner, Frank Sinatra o Sofia Loren alternaban con la crema y la nata patria como Luis Miguel Dominguín, José Ortega y Gasset, Alfredo Di Stéfano o Miguel Mihura, incluso con mandatarios de medio mundo como Rainiero de Mónaco. Todos ellos acudían a Museo Chicote no sólo por lo que se bebía, sino por cómo se sentían.
La historia de este emblemático lugar que bien podría considerarse patrimonio de la historia cultural de la capital ha servido de inspiración a la hora de escribir, rodar películas o bien simplemente sentir que estás sentado en un lugar especial.
 
 
 
La alta coctelería donde cabe destacar referencias propias como el Chicote, un cóctel con vermut dulce, ginebra, curaçao de naranja y grand Marnier, encabeza la lista de best-sellers de este local que conserva la autenticidad de sus orígenes.
Museo Chicote, diseñado en los años 30 por Luis Gutiérrez Soto, íntimo amigo de Perico, el estilo Art Decó se mantiene en  las grandes cortinas, los imponentes rojos del salón principal y en las mesas, las cuales están a punto de cumplir 90 años y que siguen, día tras día, dando la bienvenida a clientes de decenas de nacionalidades.
 
 
 
Ellos, aparte de por El Chicote, también suelen venir en busca del Dry Martini, “la lágrima de vermut en un océano de ginebra” como lo bautizó Luis Buñuel, del Negroni –vermut, ginebra y Campari- que era el preferido de Sofia Loren, o el Singapore Sling, una de las referencias más tropicales de una carta con más de 20 referencias de cócteles –y un sinfín de destilados para ello-, que reúne en su copa alta ginebra, brandy de cereza, contreau, zumos de piña y lima, granadina y angostura. 
Copas, cócteles y magia que son en sí mismos una clase de historia, divertida y sabrosa, a la que todo el que pase por sus puertas debería asistir para descubrir que Museo Chicote sigue siendo el mejor embajador de la coctelería madrileña.
 
 
Os cuento algo algo que tal vez no sabéis. Su cocina es excelente. Están especializados en carnes y las patatas fritas crean deseo.
 
Museo Chicote estuvo a punto de desaparecer pero gracias al rescate y compra de un grupo empresarial español podemos seguir teniendo esta parte de la historia de España intacta.
 
Es famosa la frase de Miguel Miura que dijo “he nacido en Madrid porque es lo que más cerca está de Museo Chicote” y en este lugar privilegiado de la Gran Vía, se siguen viviendo entrañables anécdotas. Entre estas paredes se han firmado grandes contratos del mundo del cine, se han formado grandes parejas, y se han celebrado infinidad de eventos y fiestas. En Museo Chicote se sigue haciendo historia.
 
Museo Chicote. Calle Gran Vía 12, Madrid

Fiona Ferrer Leoni 
Instagram @fionaferrerleoni
Twitter @fionaferrer

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer