Mi segundo parto: ¡bienvenida Aura!

Hola de nuevo,

como os prometí hace unas semanas,  os voy a contar cómo he vivido mi segundo parto. Ya os adelanté en el post anterior que había sido muy diferente al de Alan que tuvo que ser una cesárea de urgencia.

Mi mayor miedo era que no pudiese tener un segundo parto de forma natural. Afortunadamente di con un equipo excepcional que me ayudó a afrontar las últimas semanas del embarazo tranquila y segura. Se trata de Bmum, un centro médico especializado en la mujer, donde el ginecólogo Jackie Calleja y su mujer, la matrona Abigail Nuñez, me devolvieron la confianza para tener el parto que siempre había deseado.

Los descubrí en la recta final de embarazo- gracias a recomendaciones de amigas- para paliar mi dolor de ciática y de pubalgia. Después de acudir varias veces a su centro para tratarme con su osteópata, decidí probar una sesión de preparación del periné con Abi. Me sentí tan a gusto y me explicó todo tan bien que me olvidé incluso de la situación tan comprometida en la que me encontraba.

Después hablé con Jackie sobre mi miedo y me habló de cómo afrontaban los partos con cesáreas previas. Es muy importante dejar que todo fluya de la forma más natural posible y que cada momento del parto se tome su tiempo, respetando cada etapa. Quedé encantada con los dos y me hicieron recuperar la ilusión. Así que a sólo dos semanas de salir de cuentas decidí que fueran ellos los que atendieran mi parto.

¡Y llegó el día!

Igual que en mi embarazo anterior, a pocos días de cumplir la fecha probable de parto, empecé a sentir por las noches contracciones mucho más intensas que las de Braxton Hicks (contracciones de prueba y que no suelen ser dolorosas) las cuales había estado sintiendo los últimos meses. Así que decidí ir la mañana del día 10 de mayo a una revisión y ver si había dilatado algo. Efectivamente, el cuello del útero estaba muy blando y un poco dilatado.

Mi ginecólogo me recomendó ponerme a caminar para estimular el parto espontáneo. Dicho y hecho, por la mañana di un paseo de una hora y por la tarde otro igual, dos horas después de hacerme esta foto empecé con las contracciones de parto.

Llegué del paseo hacia las 20:00 horas y decidí descansar un rato antes de cenar. Estaba tumbada en la cama mirando el móvil cuando noté un fuerte dolor en el vientre y en la espalda que no se iba. Me di una ducha caliente para calmar el dolor y funcionó. Pero al vestirme me di cuenta que había roto aguas así que avisé a mi médico y me dijo que fuera inmediatamente al hospital. De repente toda la casa se volvió loca, familiares y amigos corriendo de un lado a otro, ayudándome con las maletas, buscando las llaves del coche… ¡¡Estaban mucho más nerviosos que yo!!

Llegamos al hospital en 5 minutos y todo empezó a pasar bastante rápido. Las contracciones se hicieron muy fuertes y se repetían cada pocos minutos. Iba caminando por el pasillo y en cada contracción tenía que agarrarme muy fuerte a Rudy para aguantarla. Me pasaron a la sala de dilatación y cuando ya estimaron oportuno me pusieron la epidural, estaba dilatada de 4 cm. Es muy importante que la anestesia calme el dolor pero que te deje sentir aún la presión y las contracciones.

En cuatro horas conseguí la dilatación completa y no hizo falta poner oxitocina, fue todo muy natural. Pero la cabeza del bebé aún tenía que encajarse. Cambiando varias veces de postura lo conseguimos en hora y media y ya estaba lista para pasar al paritorio.

¡Fue el mejor momento sin duda! Sólo éramos 6 personas, dos enfermeras, el ginecólogo, la matrona, Rudy y yo. Qué poco faltaba para que fuéramos uno más.

Me sentía súper tranquila y llena de energía. Me dejaron elegir música para poner de fondo, aunque en ese momento cualquier melodía me parecía bien. Estaba deseosa de conocer a mi pequeña.

Cuando ya estaba lista empecé a empujar, notaba perfectamente las contracciones así que tampoco necesité monitorización. Yo les iba avisando en cada contracción, que venían cada 4 o 5 min, y empujaba como me había enseñado la matrona. Sólo necesité 3 contracciones para ver cómo salía la cabeza y paramos un poco para ir con mucho cuidado en el expulsivo.

Rudy estuvo en todo momento detrás mía, empujando conmigo, animándome con gestos y palabras y agarrándome de los hombros para que me sintiera acompañada a cada paso.

En el empujón final me colocaron a Aura encima, piel con piel y de repente sentí una felicidad inmensa.  Aura nació a las 3:45 del día 11 de mayo. No podía parar de reír, como si no me creyera que todo hubiese ido tan bien y tan rápido. Fue maravilloso. Por fin pude vivir mi parto natural y además ¡sin puntos!

Con esto no quiero decir que no fuese doloroso, porque todo el proceso del parto lo es, pero es más una sensación de presión muy grande y una necesidad enorme de empujar. Pero es totalmente soportable con la epidural, no me quiero imaginar cómo sería sin ella.

Pocas horas después Alan pudo conocer a su hermanita. ¡¡Y qué bien se portó!!

No os podéis imaginar la mezcla de sentimientos que he experimentado estas primeras semanas post parto. Empezar a conocer a nuestra bebé e intentar que su hermano no se sienta desplazado. Muchas emociones en muy poco tiempo pero que te hacen sentir viva y te hacen valorar lo que realmente importa.

No tengo suficientes palabras de agradecimiento a todo el equipo de Bmum. Gracias Jackie y Abi por darme esta segunda oportunidad.

Espero que os guste este post tan especial y pueda ayudar a futuras madres, sobretodo a las que quieren un parto natural después de una cesárea. Merece la pena intentarlo.

¡Un beso y hasta pronto!

 

  • Helen yo también tuve a mi hija por cesárea de urgencias y cuando quedé embarazada del niño había pasado poco tiempo y me pase hasta el momento del parto pensando en que iba a acabar en cesárea también, cosa que me aterrorizaba. La matrona jugó un papel importante y al final mi hijo nació de forma natural. Es muy importante rodearnos de buenos profesionales! Un saludo

  • Un parto natural sin epidural es perfectamente soportable, mujer 😉

    Yo tuve a mi primer hijo con y a la nena sin y aunque sé que no va a haber un tercero, si lo hubiera sería sin epidural sí o sí. Personalmente, me pareció más fácil y y más real, y la recuperación fue mejor. Claro que la experiencia es un grado y el kilo de menos que sacó la enana también 😉

    Aprovecha de los ratitos de amor de hermanos y disfruta hasta de las malas noches. Pasan enseguida. Besos,

  • Ains Helen, enhorabuena. Aqui otra mama por parto de una niña que hoy cumple un añito despues de tener a mi mayor por cesarea.
    Aconsejo intentarlo porque desde luego que es una experiencia brutal!
    Disfruta de tus peques.

  • Que bonito mi primer bebe de casi dos años nació por cesárea me gustaría darle un hermanito y me quedé la duda de si volverá a ser por cesárea o natural gracias por compartir tu experiencia

  • Que bien Hellen, tenía muchas ganas de leer tu blog. Por que yo tb tuve a mi primer hijo x cesárea, fue pq se estaciono el parto. Ahora estoy de 36 semanas. Me han dicho que tengo muchas posibilidades que lo vuelva a ser. Preferiría que no, pero bueno….voy abierta a que todo, que fluya y que sea lo mejor para los dos. Seguro q acordarme de tus palabras me ayudara ese día. Un beso!!????

  • Trabaje un tiempo con el doctor calleja y es un profesional de primera , enhorabuena por tu bebé que además nació el mismo día que mi hija mayor .
    Disfruta de ver el vínculo tan precioso que se forma entre los hermanos

  • Yo tengo 3 niños de 12,8 y 3 años
    Los 3 fueron normal y sin epidural ???? sentí mis partos al total natural
    Yo camine mucho en los 3 embarazos en el primero tarde 3 horas, en el 2do 5 horas (se me hicieron eternas) y el ultimo 1 hora
    Fue la experiencia más linda de mi vida
    Nunca pedí la epidural siempre quise sentirlo como algo natural …
    Un abrazo y felicidades

  • Aquello que rodea un parto creo que nos determina durante el resto del viaje que sigue al “aterrizaje”. Por ello es tan importante todo lo que has narrado en este post.

    Siempre transmites tus vivencias de una manera sencilla y cercana.

    Aprovecho estas líneas para pedirte disculpas porque hace unos años te hice objeto de críticas y reacciones injustificadas desde un perfil llamado la Crítica de Blogs. Una auténtica locura.

  • precioso!!
    yo también tuve un parto natural tan sólo 20 meses después de haber tenido una cesárea, y, puedo decir, que fue lo más maravilloso del mundo (no exento de dolor, obviamente). Sentir a mi pequeña salir. Una sensación única.
    Enhorabuena, y disfruta del momento

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.