Aprendiendo a ser madre de dos

Hola,

hace semanas que había empezado a escribir este post pero por varios sucesos personales me ha sido imposible terminarlo hasta hoy. No quiero entrar en detalles porque creo que es fundamental mantener ciertas cosas privadas.

Si me permitís primero quisiera compartir con vosotros algunas reflexiones sobre la maternidad que en estas ultimas semanas han tomado más fuerza que nunca. Desde que soy madre he aprendido a poner en orden mis prioridades y también a apreciar lo que verdaderamente es importante en la vida, como la salud. También me ha permitido acercarme más al sufrimiento ajeno, ya que cuando alguien cercano a ti sufre inevitablemente piensas en tus hijos, y como madre quieres calmar ese dolor. También te hace mas consciente de lo efímero de la vida, que el tiempo pasa volando y que hay que vivir intensamente. Nunca sabes cuando vas a estar y cuando no, y mientras estés exprime cada segundo y muestra a los tuyos cuánto te importan y cuánto les quieres.

Quizás os parezcan obvias mis palabras pero muchas veces no le dedicamos el tiempo suficiente a ponerlo en práctica. Dicho esto, me gustaría contaros mi experiencia como madre de dos.

No sé ni cómo explicar todos los sentimientos que he tenido en estos últimos cuatro meses desde que nació la pequeña. Al principio sentía como si estuviera “engañando” a Alan con el nuevo bebé. Sé que es duro decirlo pero estoy segura que a más de una os ha pasado lo mismo. De repente te ponen en brazos a alguien que no conoces y al que tienes que dedicarte por completo y a tu hijo mayor, que ha sido todo para ti hasta ese momento, tienes que dejarle un poco de lado. Se te rompe el corazón. Es así. No es posible dividir tu corazón en dos de un día para otro, eso se va haciendo con el tiempo. Durante los primeros días después del parto de Aura quise a Alan más que nunca. Me pareció que mi bebé había crecido una barbaridad en los tres días que había estado en el hospital. Pero afortunadamente poco a poco todo vuelve a la normalidad, o al menos te acostumbras a una nueva normalidad. Pero todo se toma su tiempo y los hijos necesitan del suyo.

Alan, desde que nació Aura, se despierta más a menudo por la noche y está más inquieto y mimoso por el día. También sufre los temidos terrores nocturnos que suelen aparecer en esta edad. Supongo que adaptarse a tantos cambios también tiene que afectarle. En los últimos meses ha tenido que pasar por un cambio de casa, un nacimiento, las vacaciones de verano y tener a su papá lejos… Para sus dos años y medio de vida creo que se lo está tomando bastante bien.

Es duro también tener a tu pareja en el otro lado del mundo en un momento tan delicado. Afortunadamente gracias a la tecnología, Alan habla con su papá por videoconferencia dos veces al día y está al tanto de todos sus progresos.

Y por otro lado está la peque de la casa, Aura. Ella sí que es el bebé trampa del que todo el mundo me hablaba. Aura duerme casi todas las noches del tirón, y quiero pensar que es mi recompensa por no haber casi dormido el primer año de vida de su hermanito. La acuesto sobre las 21.00, porque ella también me lo va pidiendo y si tardo un poco más se enfada y me suelta algún que otro llanto. Es la única vez que se queja, cuando quiere irse a dormir y cuando tiene hambre, el resto del tiempo o duerme o sonríe. Es como un reloj. Hacia las 4:00 am suele volver a despertarse para comer, pero han habido noches que ni eso. Y luego se despierta a las 9:00 para desayunar. Si, lo sé, parece irreal pero agradezco infinitamente poder vivir la experiencia desde otro punto de vista, mucho más amable.

Además eso me permite poder centrarme un poco más en Alan que ahora mismo es el que más me exige y necesita. Y es que después de haber estado más de dos años dedicándome a él en exclusiva es muy dificil tener que compartirnos. Pero sé que es sólo una etapa y que poco a poco y con mucho mimo se irá adaptando e irá aceptando la nueva situación.

Pero qué bonito es verles crecer juntos, ver la ternura con la que Alan trata a Aura y como ella se ríe con sus muecas y payasadas. Nunca pensé que fuera a llenarme tanto y sin embargo mientras les observo siento como si hubiera nacido sólo para vivir estos momentos.

Ser madre no es fácil. Serlo de dos, menos. Pero me hace cada día más fuerte y más paciente. Qué gratificante es cuando sabes que lo estas haciendo bien, aunque solo sea en esporádicos momentos. Cuando ves que son felices y que te hacen feliz a ti. En eso consiste la maternidad para mí, en ayudarles a ser felices, que crezcan sabiendo que estamos aquí para ellos, ayudándoles y guiándoles.

Gracias a la maternidad estoy descubriendo a una nueva Helen que me gusta mucho, ¡Quién me lo iba a decir a mí!

Gracias por leerme. Un beso.

 

 

 

  • Ohh Helen, como te comprendo. Podría haber escrito yo misma cada una de tus palabras. Has expresado perfectamente lo que sentí con el nacimiento de mi segundo hijo…pero todo pasa….y lo más bonito es cuando los veo jugar juntos y buscarse por la casa…sin duda a ambos les hicimos el mejor regalo, un herman@. Os deseo toda la felicidad del mundo, sin conoceros me encantais como familia y admiro muchísimo los logros de Rudi. Un abrazo.

  • Hola Helen!

    a ver por donde empiezo… hace dos años y medio diciembre 2016 pensé anda que curioso… tendré a mi peque a la vez que “la lindes” en fin sin más… luego me resultó curioso ir viendo imágenes vuestras de vez en cuando porque iban muy a la par de mi vida (no soy modelo ni similar, pero a nivel familiar íbamos un poco a la par, seguro que como millones de personas, pero bueno siempre hace gracia), a posteriori un poco después que vosotros nos mudamos (que también resultó un cambio grande para el peque aunque lo lleva genial) y hace 1 mes nació la peque (también una niña jeje…) y siento lo que comentas con el mayor, entre culpa, ganas de mimarle más que nunca, dificultades con los celos, un pupurri de emociones que a veces te hace estar arriba y a veces abajo… en fin esto en los libros (de psicología, es mi profesión) te lo cuentan, pero hasta que no lo vives (igual que el embarazo o el parto) no es lo mismo! en fin disfruta mucho del momento, disfruta de ambos y espero que pronto vuelva rudy y sea todo un poco más llevable.

    un beso!

  • Como te entiendo, describes esa parte de la maternidad que no se cuenta….y que es maravillosa aunque un tanto dificil al principo de asimilar y llevar. Imagina tu situación, con dos bebes nacidos al mismo tiempo… soy madre de mellizos de casi 27 meses, primeriza, embarazada de 30 semanas y de mudanza… El primer mes y medio durmiendo 15 minutos durante la noche por cada toma cada 3 horas, con las visitas prohibidas por la pediatra, y fue un tanto complicado. Yo estaba fenomenal un parto gemelar de libro, sin epidural porque no dio tiempo, sin puntos y sin cesarea, y trabajando hasta dos dias antes de dar a luz, trepando por mis obras porque soy Arquitecto. a los 3 dias de dar a luz estábamos en casa, todos aun siendo prematuros (35+4d) pero sin problemas, únicamente uno de ellos un poco bajito de peso 2.100gr y llevandolo a control de peso cada dos dias, por eso se estar en casa. Nos prohibieron las visitas y salir demasiado. Al mes ya estaba todo fenomenal, y tengo los bebes mas buenos y mas comilones…. jajajja. Se solidarizaron con mama y son los compañeros mas maravillosos de vida. Papa viaja mucho y entiendo mucho la falta de el, que algunos dias y noches, porque son bebes, es necsaria. Por suerte duermen del tiron desde los 9 meses, y a dia de hoy de 22h a 9h ni se mueven, son mis pequeñas marmotillas. Eso si, como dices , la vuelta del verano, la playa y l falta de rutina les ha tenido en los ultimos dias muy inquietos. La maternidad es muy bonita pero hay veces que el esfuerzo no se valora, los dias sin comer, sin dormir, los calambres de acunar, los dolores de brazos, los bíceps que hacemos….ir a la carrera, no se cuenta y es parte de todo el proceso. Su sonrisa hace olvidar todo lo malo, y cuando te miran con esos ojos y te dan la man y dicen Mama, te derrites, aunque luego se peguen entre ellos. Es lo mas bonito que tengo en la vida, junto con mi marido, hacemos un tandem perfecto. Ayy mis pocholines!!

    Espero que la vida te sonria y seais muy felices!!!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.