6 pistas que indican que tu primera cita fue un éxito

¿Habéis visto el programa First Dates? Yo sí. Muchas. Y no me avergüenza para nada confesarlo porque no solo me parece entretenido, sino que me parece instructivo y enriquecedor. I´m not jocking! Ver cómo funcionan otras parejas a la hora de verse por primera vez y tener una cita me parece una pasada. Ser mirones, espectadores silenciosos, espías. Ver sus caras, escuchar sus conversaciones (a veces ‘estrambóticas’, a veces vacías, a veces geniales). Observar cómo se miran, las reacciones de uno y de otro… Y sobre todo, hacer tu pronóstico sobre si tendrán o no segunda cita. ¡Es la bomba!
Un poco inspirado en eso surge el tema que nos ocupa hoy. Porque a veces desde fuera se ve claro y uno percibe las señales (consciente o inconscientes) que se envían entre la pareja, pero cuando eres eres uno de los protagonistas a veces no terminas de captarlo. ¿Cómo saber, pues, si has triunfado en tu primera cita? Aquí van unas pistas:

1. La cita terminó con un beso

Pese a que esto ya de por sí es bastante significativo, la confirmación viene dada por quién llevó la iniciativa del beso. Porque aunque el love esté in the air, siempre hay uno de los dos que da el primer paso y que se abalanza hacia el otro, uno que se la termina por jugar e inclina la cabeza primero, el que salta sin red, el que va se juega la cobra… el valiente.

La otra persona, si acaso, será la que primero entorne los ojos a la espera de lo inevitable: el beso. Así pues, si ha sido la otra persona la que se ha lanzado sobre ti, ahí no hay duda posible: la primera cita ha sido un éxito y habrá más.

Clark Gable (1901 – 1960) y Vivien Leigh (1913 – 1967) en Lo que el viento se llevó. No era su primera cita, pero están tan monos… 🙂

2. Terminó con un plan concreto para verse otra vez

No es lo mismo un “bueno, ya vamos hablado y vemos” (porque es posible que eso no termine ni hablando ni viéndose), que un “entonces, ¿nos vemos este viernes y vamos al Auditorio? Saco entradas esta noche”. Es cierto que depende un poco de cómo haya surgido el plan: si ha sido muy orgánico y natural, o si ha sido casi “impuesto” por una de las partes (insistente). Hay gente que cuando tiene poca confianza le da vergüenza rechazar y se ve un poco embaucado, pero normalmente en esos casos no se llega a cerrar un plan, sino que se queda en el “vamos hablando” que comentaba al principio.

3. Os habéis hecho reír mutuamente

LA-CLA-VE. Qué voy a decir yo, si sabéis de sobra que me encanta el humor. Alguien decía que “dos personas que se hacen reír tienen derecho a todo”, y estoy de acuerdo. No hay mejor indicativo de que una cita ha funcionado que haber pasado un rato de risas. Pudiera ser que a la otra persona no le hayas atraído nada físicamente, pero lo normal es que esto solo ocurriera en las citas a ciegas. Si ya os habíais visto anteriormente en un contexto de no cita, se supone que eso ya estaba resuelto.

Así pues, si durante vuestro primer encuentro formal todo fueron jijis y jajas por parte de la otra persona, abróchate el cinturón porque vas derechit@ a tu segunda cita.

4. Terminásteis en la cama

Ojo, porque esto puede ser engañoso: porque sí, a priori parece que si la velada ha terminado con fuegos artificiales en la cama, puede ser una garantía de que habrá segunda vez… Pero, ¿y si no ha habido tales fuegos? ¿Y si sólo se han lanzado encima de uno de los dos? En principio, que una primera cita haya terminado en la cama pueden ser buenas noticias. Significa, para empezar, que ambos estábais lo suficientemente cómodos para entrar en un terreno tan personal como es el cuerpo del otro. Además, puede significar que os habéis gustado tanto que no hayáis querido esperar ni al próximo día... pero también pudiera ser que el desenlace de cama haya sido desastroso para uno de los dos y eso precipite que no haya una segunda cita al uso. En cualquier caso, si todo ha ido relativamente bien en el encuentro, lo normal es que os volváis a ver.

5. No habéis parado de hablar los dos

Eso es bueno. Muy bueno. Es verdad que puede denotar cierto nerviosismo (los silencios buscados requieren mucha confianza), pero el hecho de que los dos hayáis tenido carrete y os hayáis estado respondiendo y dando réplica el uno al otro todo el rato, es genial.

La conversación ha fluido: uno preguntaba, el otro respondía, el primero se interesaba, el segundo opinaba… En pareja, la actividad que más se repite es la de hablar. Nos tiramos el día hablando con nuestras parejas. A veces de broma, a veces de temas dramáticos, de nuestra vida en general, de nuestros padres en concreto, hablamos de qué planes hacer, sobre dónde ir a comer, recordamos escenas, comentamos películas… En pareja se habla mucho. Así que si en vuestro primer encuentro habéis encontrado puntos de conexión, hay un 90% de posibilidades de llegar al segundo café 😉

Nota: es importante que las palabras hayan venido de los dos, no de uno solo. Una charla implica que los dos interlocutores hablen. Si uno ha hablado todo el rato y el otro se ha callado, la cosa no está tan clara.

6. Has experimentado algo nuevo

Es posible que esta sea la menos infalible de las pistas de la lista, pero si has quedado por primera vez con alguien y te ha llegado a un sitio nuevo, has hecho un plan diferente o has descubierto un nuevo restaurante, eso que te llevas. Quizá no os volváis a ver, o quizá sí, pero que al menos no haya caído en saco roto. Es posible que uno de los dos, precisamente, haya descubierto algo nuevo, así que algo se habrá sacado de todo esto 🙂

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer