CAROLINA MARÍN, REINA TRES VECES CORONADA

Y mundial, nada más y nada menos. En el badminton ya saben. No es la primera vez que de ella escribimos, que su huella está en nuestro blog que en todo el mundo, más o menos, se lee. O al menos es lo que intentamos. Ya hemos dicho de ella, desde la última vez que gano- la segunda, que ahora ya va por la tercera y las que le quedan- que aún no se ha terminado, que está en el mejor momento de su vida y además, con solo veinticinco años, casi todo, que nació en Huelva y que es por lo tanto de la tierra de los que descubrieron América. La virgen de la cinta, su patrona, a la que yo he pregonado tantas veces, y además deportista en un medio especial que también es espacial porque hay que dominar el aire, con una raqueta en la mano, que ella a veces mueve- por no decir siempre- como si de una guitarra se tratara. Es flaca, sonriente, humilde, dama y grita cuando gana, algo que parece que mucha gente no entiende, pero es el fuego hecho suspiro, un suspiro que es un tsunami, cuando gana. Ya lo saben además, tres veces campeona mundial en  lo suyo, deporte olímpico, que ella ha popularizado en el mundo entero, y desde luego mucho más en su tierra, España. Acaba de confesar con la radiante, rabiosa, sonrisa en los labios.

-Perdónenme si es que grito, pero es mi manera muy mía, de expresarme cuando gano.

Me gusta mucho esta Carolina Marín, del pelo recogido, nada tatuada-por ahora al menos- que lleva siempre a la altura del corazón la bandera de España. Esta soltera, solterita que se sepa y su madre en Huelva, ha dicho esta misma mañana en la que puede estar al llegar, al regresar desde China, a España.

-Mi niña ha alcanzando lo que siempre quiso, ser la primera en lo suyo.

Ya saben una pelota ligera con alas, lo hemos dicho ya alguna vez, que es en sus manos como una mariposa, pero también como una bala. Trabaja mucho lo que hace, entrena todos los días, y ha conseguido para España lo que nadie ha conseguido, ha mordido oro por tercera vez, como cuando Nadal, que ella es una versión en lo suyo y sigue siendo la misma  chiquilla de siempre, aunque ya tiene un estadio de deporte, que lleva su nombre en Huelva,  tierra en la que viví en los veranos muchos años, en la playa de la Antilla, y que  ya ha convertido en su icono más querido. Querida niña Carolina Marín, que te he visto las tres veces que desde la China lejana, y tan difícil sobre todo en lo tuyo , has peleado en Asia donde ganar en cualquiera de sus deportes es más que una hazaña un milagro. Dos puntos negros en tus manos, como dos gotas de sangre fundidas en tu piel morena y joven. Pero no quiero serte cursi, quiero decir, que nos estabas haciendo mucha, muchísima falta. Necesitábamos un campeón, una campeona, imbatible, un ídolo en lo deportivo donde  tantos hemos tenido pero ninguno como tú chiquilla, que por tres veces te has convertido en la global, la planetaria, la más grande, la imbatible, o sea, la única.

Y además andaluza, mira por donde, te lo has ganado- nunca mejor dicho a pulso- pero poniendo el alma, el corazón, y el cerebro tan necesario en tu lucha. De dar títulos el Rey, que hace tiempo que no da uno, porque además es un Rey sin corte, se que a ti te haría, Marquesa, por ejemplo, del badminton o de Huelva, si es que no lo hay todavía. Por lo menos debe recibirte ya, aunque sea en Palma, donde veranea. Veras, también me gustó mucho el abrazo que le diste a tu entrenador, ese joven , que además hace  tanto por ti, en las esperas y en las alegrías, y que por  cierto ya decía yo, es granadino, paisano mío por lo tanto, siempre yo arrimando el ascua a mi sardina.

Fuerza, tesón, psicología, que no siempre mande tu corazón sobre tu cabeza, entrenamiento, aguante, conocimiento del contrario, vida rígida, casi de monja, de las de antes, solo la pasión de ganar, de conseguir, de convertir en realidad del sueño por mucho que el sueño crezca. Elegante en el combate, atleta, bailarina a veces, o siempre, yegua linda, gorrión que vuela, calma, alegría y fuerza, gladiadora siempre con la coraza ligera de tu bañador de combate, zapatillas de ballet, raqueta a veces guitarra, a ratos espada guerrera. He leído por algún sitio, que en  tu lema, puede leerse, calma, alegra y fuerza. Pocas cosas son, para lo que eres, princesa aunque eres emperatriz, porque tienes tres coronas, juntas y ya no quedan emperadores en la tierra, recojo esto que has dicho en una cercana entrevista de papel.

-Me reconoce muy poca gente por la calle, no se ahora después de lo de de China, pero si quiero que sepan, que yo a lo que voy es a mi bola. Y mejor que no sepan quién soy, porque si lo hacen me da mucha vergüenza.

Sabia y niña. Cuentan que en el pabellón en el que entrena, a solas con su entrenador, cabeza de plata, hay una pregunta, un grafiti en la pared que dicen que dice-  ¿Qué te gustaría conseguir?

Mas o menos. Aprendo a escribir la palabra, se llama badminton. Es decidida, valiente, y a la par también es muy tímida. Sabe que de haber elegido el tenis, que se le parece tanto a lo suyo, seria, ella misma lo ha dicho “millonario en euros”. Pero no, sigue siendo  como si estuviera empezando. Tiene que entrenar ocho horas diarias, y desde hace tiempo, las vacaciones se las toma a sorbos, poco a poco, a gota a gota y con los suyos, bajo el sol impecable de Huelva. Me gustaría darle un beso en la mejilla, no dos que me gustan menos, y desearle lo mejor, porque en un momento difícil, lo que ha hecho por España. Se que no perderé la ocasión de besar la mano que la ha convertido en reina, decía Churchill, que se paso la vida diciendo cosas importantes como Seneca o el torero el Guerra, que ·En el dos mil cien solo habrá  cuatro reyes en el mundo. El de oros, el de copas, el de espadas, y el de bastos. Vale, señor, puede ser cierto pero debe añadir una más, Carolina, que además,  tiene nombre de princesa, que es reina mundial, y por tres veces.
Por cierto Carolina ya está en España, le esperaban su novio y sus dos perros. ¡Bienvenida!

Felicidades y muchas gracias, majestad. Ya sabe donde tiene de verdad un súbdito, leal y agradecido

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer