El poder de la organización

Ser organizado es una cualidad que viene inherente a algunas  personas y en otros casos, se puede ir desarrollando.

Personalmente no sé si nací organizada o lo he tenido que aprender para poder llevar a cabo todas las tareas que trae consigo cada uno de mis días, pero desde luego, que si no estructurara mis semanas de forma clara y agenda en mano, creedme que mi vida sería un verdadero caos.

Soy mucho de tener agenda y apuntarlo todo, sí, apuntarlo como a la antigua usanza, papel y bolígrafo en mano, porque de esa manera me es más fácil hacer un plan mental de todo. Reconozco que podría todavía mejorar, pero a veces no me resulta una tarea fácil. Para vivir, hagamos lo que hagamos necesitamos una organización y esto va desde lo personal, a lo familiar, y a lo profesional.

En casa, por ejemplo, me funciona muy bien la organización de las comidas basadas en menús previamente diseñados según los gustos y las necesidades de mi familia. Tengo en la cocina un menú que varía por semanas y se lleva a cabo a rajatabla, con ello evitamos rompernos la cabeza con la típica pregunta ¿y hoy qué preparamos para comer? Además, evito comprar alimentos innecesarios o tirar comida.

Poco a poco voy recopilando recetas sanas, ricas y variadas y posteriormente voy montando el menú de varias semanas.
Igualmente me programo con la lista de la compra, basada en ese menú del que os hablo. De esta manera, compramos lo necesario y no caemos en tentaciones de hacernos con chucherías u otro tipo de comidas. Así que ir al súper con mi lista de la compra me funciona muy bien 😉

Por otro lado, está en la organización de las actividades de los niños: cada uno hace sus actividades extraescolares con lo cual es interesante si pueden coincidir en días y horas para no hacer viajes innecesarios o esas esperas que se hacen interminables.

La organización de mis compromisos profesionales supone una planificación previa porque al ser la mayor parte de ellos en Madrid, debo dejar en casa todo bajo control para poder irme tranquila. Así que es muy importante apuntar todos los detalles necesarios antes de irme para no dejar cabos sueltos y no agobiarme.

En cuanto a mi ropa, suelo dejarla preparada cada noche antes de acostarme para que esa forma evitar que la típica pregunta ¿y hoy qué me pongo? reste minutos de mi descanso, de mis rutinas mañaneras o simplemente de hacer un desayuno en familia relajado.


Para organizar la ropa, está claro, que hay que tener previamente el armario organizado y quizás es mi punto flaco ya que se me va acumulando la ropa y cuando me doy cuenta y me percato que tengo que organizarla, nunca sé por dónde comenzar. Pero es una tarea que tengo pendiente porque sin duda facilita mucho el día a día.Hay muchas formas de organizar el vestidor:  por temporadas, por colores, por tejidos, por tipo de prenda, etc así que ¡no hay excusas! 

Y tú, ¿Cómo te organizas?

Besos,

Virginia

  • Hola Virginia, la verdad que a mí me ocurre lo mismo que a ti, voy con mi agenda a todos lados y la verdad que me resulta además de organizado, superproductivo.
    A veces cuando veo todas las cosas que tengo apuntadas en mi agenda para hacer en un día, me agobio un poco, pero al final del día me alegro porque he logrado hacer todo.
    Enhorabuena por el artículo, creo que puede ayudar a muchas personas.
    Un abrazo fuerte.

  • Hola Virginia, me ha acabado encantado lo que cuentas. Me gustaria publicaras algunos de los menús que preparas por semanas, para organizarme yo también. Bss

  • La verdad es que es de utilidad lo que cuentas , porque es un tema importante .Agradezco publiques ejemplos de menús semanales , porque es un tema que me resta mucho tiempo y que se me resiste,
    Gracias!!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer