Y tras el confinamiento ¿Qué pasa?

Muy buenos días a todos.

Poco a poco España entera va retomando la normalidad, en este proceso de desescalada que a veces hasta nos confunde porque son tantas y tantas las informaciones que tenemos, que a veces hasta me pierdo ¿No os sucede? Los horarios de los niños, los horarios de los mayores, los horarios para salir a hacer deporte, las restricciones a la hora de ir en el coche, al supermercado, de movernos de un municipio a otro, de visitar a familiares y un sin fin de “normas”, nuevas para todos que confunden y muchas veces antes de salir me planteo ¿Es correcto lo que estoy haciendo? ¡Quién lo diría! Es todo tan surrealista que nunca hubiese imaginado vivir una situación similar.

Pero ahora que en esta fase se nos permiten ciertos privilegios de libertad de movimiento y de socialización nace una emoción inevitable, que seguro sentimos muchos, y es el miedo a retomar la vida o lo que se ha denominado: Síndrome de la cabaña.

Cuando se habla de este nuevo síndrome, no solamente abarca el hecho reactivar nuestra vida normal, sino también los efectos colaterales del confinamiento como pueden ser: ansiedad, miedo, culpa, soledad, insomnio, entre otros. Todo va a depender de cómo cada uno de nosotros supo y pudo gestionar el confinamiento, recordemos que las circunstancias familiares y personales son distintas y no todos lo hemos vivido de la misma manera. Cada uno ha experimentado una vivencia diferente: yo personalmente he sentido tristeza, días de mucha tristeza y de angustia, me he sentido muchas veces vulnerable. Por fortuna dentro de mi encierro, he podido pasear por el campo y respirar aire fresco pero eso no me ha impedido sentir desazón por todos aquellos que no tienen las mismas oportunidades y que viven en espacios limitados, sin posibilidad de ver un rayo de sol ni sentir un poco de aire en la cara.

Ahora muchas veces el miedo nos paraliza e impide que avancemos así que es importante no obligarnos en principio a enfrentarnos a todo a la vez.

Algunos de los consejos que los psicólogos nos plantean son:

-Iniciar el proceso de “normalización relativa” lo antes posible con las medidas de seguridad adecuadas.

– Si sentimos miedo a salir, podemos decirle a algún miembro de la unidad familiar que nos acompañe.

-Hacer progresos cada día a fin de ir normalizando la situación y superando la ansiedad.

-Hablar con amigos o familiares sobre lo que sentimos y tomar conciencia que es un sentimiento común.

– Evitar el exceso de información o la “infoxicación” que es la información no contrastada o los bulos que aumenta nuestra ansiedad.

Poco a poco lo vamos a lograr, esto también pasará.

Y tú ¿Cómo llevas la desescalada?

Besos y hasta otra,

Virginia

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer